Ciudadano vigilante, CIVIL es una organización integrada por particulares capitalinos comprometidos en la lucha contra las acciones, omisiones y aberraciones de las autoridades; fue creada para defender a la gente inerme de caprichos, arbitrariedades, corrupciones y errores de los poderes públicos, y está a favor del mejoramiento de la gestión oficial en el mando central y en el de las delegaciones. CIVIL se sostiene con donativos de simpatizantes. Dada la calidad moral de dichos particulares, reconocida por la mayoría de los habitantes, sus críticas al gobierno tienen repercusión definitiva, mucho mayor que las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Tan es así que se pone en entredicho la capacidad y/o honradez de la autoridad de que se trate. CIVIL basa sus observaciones en el trabajo de un equipo multidisciplinario de primera línea.

Como ejemplos consignamos algunos de los señalamientos que CIVIL ha enderezado con dedo flamígero a los responsables de la administración de la res publica de la ciudad.

Las obras del llamado Corredor Chapultepec se someten a la decisión de los vecinos. ¿Y por qué no el mucho más importante y deprimente de crear, el Estado 32? Es la misma gata, nada más que en el revolcón son los políticos quienes ganan: más chambas que otorgar, más lana que repartir, etc.

El muy cacareado nuevo reglamento de tránsito. Absurdo. ¿Para qué si el viejo no se observaba? Mejor meterle canilla publicitaria para que el preexistente se cumpliera un poquito más.

Comidas y cenas de gorra, vamos a patinar al Zócalo, cierre de calles para conciertos y fiestas, megatortas, megaroscas. Populismo puro. Mejor invertir el dinero para que algunos pobres dejen de serlo o lo sean menos.

Obra pública suntuaria, como renovar banquetas donde no se necesitan y donde hay pocos peatones, mientras los coches siguen cayendo en hoyancos. Buen negocio para la venta de llantas y el arreglo de rines y suspensiones.

Hagamos la ciudad ecobicítica. Construyamos jardineras a lo largo de principales avenidas para dar paso seguro a millones de ciclistas y empeorar los congestionamientos del tránsito de automóviles.

Adornemos y mejoremos los lugares donde viven o transcurren los ricos. Y que los desheredados que no tienen servicios indispensables se los coma el cacomixtle. ¿Cuánta inflación de sueldos burocráticos y corrupciones no debería desviarse en auxilio de los segundos?

¿A poco no sería padre que CIVIL existiera?

[email protected]