Los estudiosos de la transculturización generada en ambos lados del Río Bravo se refieren a ellos como los retornados. Son aquellos mexicanos que ya sea por el endurecimiento de la política migratoria y los efectos de la crisis económica regresaron a México después de haber trabajado en Estados Unidos largas temporadas, ilegales.

Son más de 500,000 migrantes que llegaron de vuelta, para quedarse. Consiguieron trabajo rápidamente, pero en el sector informal. El frenón sufrido por la economía estadounidense en el 2008 los afectó, sin importar nacionalidades.

El endurecimiento de las leyes locales, por el contrario, afectó principalmente a los mexicanos.

Y desde entonces, se vive un impasse: el movimiento de los retornados se detuvo, lo mismo que la migración hacia Estados Unidos. En parte por esas razones, el gobierno federal decidió implementar un programa especial para ayudar a las familias de los trabajadores. Se trató de la reactivación del pago a los exbraceros, implementado por la subsecretaría de Gobierno, que encabeza Obdulio Ávila Mayo.

Tuvo que ser una operación silenciosa, que por instrucciones presidenciales se desarrolló a partir de marzo de este año. La veda electoral impidió que se difundiera este programa, consistente en entregar 38,000 pesos a los mexicanos que se fueron a trabajar a Estados Unidos bajo el Convenio Respecto de la Migración Temporal de Trabajadores Migratorios del Campo, suscrito el 23 de julio de 1942 entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

Una de las cláusulas establecía que a los braceros se les descontaría 10% de sus salarios para constituir un fondo de ahorro que les sería devuelto a su regreso a México. Sin embargo, ese dinero nunca les fue entregado, por lo que el gobierno federal creó el Fideicomiso Fondo de Apoyo Social para Extrabajadores Mexicanos 1942-1964, el cual quedó operativamente a cargo de la Secretaría de Gobernación.

Una demanda añeja de las federaciones de migrantes retomada primero por los integrantes de la comisión respectiva en la Conferencia Nacional de Gobernadores y después por los legisladores federales, durante el sexenio foxista. Esas gestiones, sin embargo, fracasaron por falta de voluntad política del llamado gobierno del cambio .

En el último año de la actual administración federal se han realizado prácticamente el doble de pagos de los que se hicieron del 2005 al 2011. Y justo cuando acaban de cumplirse 70 años de la firma del convenio binacional, está a punto de saldarse la deuda con los beneficiarios originales o sus familiares directos. El 30 de octubre próximo concluirá el pago definitivo a los exbraceros. Para entonces la Secretaría de Gobernación habrá entregado 7,054 millones de pesos a 193,572 trabajadores migratorios.

Hace un par de semanas, BBVA Research y la fundación BBVA Bancomer presentaron un reporte sobre las dinámicas del flujo de migrantes mexicanos después de la crisis financiera del 2007 y lo que llamaron efecto Arizona, que no es otro más que el endurecimiento de las leyes locales que afectan a los foráneos, sin importar su estatus migratorio.

Ambos factores habrían frenado a los mexicanos que buscaban cruzar el Río Bravo. Aunque paradójicamente, este año las remesas podrían lograr el mayor crecimiento anual desde el 2007.

La recuperación de la economía de Estados Unidos puede argumentarse a partir de ese dato. Y es que desde el segundo semestre del 2010 las remesas hacia México han empezado a recuperarse y en forma acumulada tanto en el 2010 como en el 2011 mostraron variaciones positivas tras dos años con disminuciones. Para el 2012 se estima que las remesas podrían crecer en un rango de entre 7.3 y 8.1% en dólares, con lo que superarían los ingresos en dólares captados entre el 2009 y el 2011, y lograrían un crecimiento anual superior al registrado en cada uno de los años del periodo 2007-2011.

EFECTOS SECUNDARIOS

CULTIVO. Este martes inicia el ciclo escolar 2012-2013 en el sistema de escuelas que ofrecen bachillerato, licenciaturas y posgrados en la UNAM.

Las escuelas oficiales -también están las incorporadas- dan cabida a más de 324,000 estudiantes y en algunos sectores existe el temor fundado que allí esté la masa crítica que podría hacer que resurja el movimiento #YoSoy132. Atavismos y futurismos aparte, los números de la institución que encabeza José Narro Robles resultan asombrosos: en este periodo a nivel licenciatura se ofrecerán 99 carreras; 22 en el nivel técnico profesional; en el posgrado, 40 programas con 87 planes de estudio de maestría y doctorado, y en la educación media superior, tres planes de estudio y una carrera técnica. En los nueve planteles de la Escuela Nacional Preparatoria y en los cinco del Colegio de Ciencias y Humanidades más de 35,000 estudiantes serán de primer ingreso. Respecto de la licenciatura, 44,000 acudirán a las aulas y programas por primera vez.

EXPANSIÓN. La industria del blindaje automotriz en México tendrá un crecimiento aproximado de 15% con respecto al 2011, lo que equivale a que se blinden alrededor de 3,200 unidades automotrices en el país, de acuerdo con cálculos formulados por Esteban Hernández, director comercial de Grupo WBA. De lo dicho por el directivo, destaca el hecho de que entre los impulsores de esta boyante situación para los armadores está el sector gobierno.