Cerca del recinto legislativo, pero más cerca del Palacio de Covián. Para evitar desaguisados, Mario Delgado convocó a los integrantes de la Comisión Nacional de Elecciones de Morena y a los aspirantes a las candidaturas que el partido mayoritario y sus aliados postularán en las seis entidades que renovarán sus poderes el próximo año.

En la víspera, Adán Augusto López Hernández había recibido la información necesaria para apaciguar —de ser necesario— cualquier rebeldía. Y ayer, por tandas, desfilaron los aspirantes, quienes conocerían oficialmente el resultado de la “encuesta de reconocimiento”. La oficial, levantada por la Comisión de Encuesta, y las tres mediciones encargadas a empresas demoscópicas contratadas por la directiva encabezada por Delgado Carrillo.

Morena quiere carro completo en el 2022, pero los mejores posicionados no necesariamente alcanzarán la nominación. Y los más competitivos podrían ser sacrificados por ajuste de género.

Si por Delgado fuera, serían seis candidatas, pero la competitividad electoral se impondrá en la definición. Apelando a la paridad y usando el eufemismo de las “coordinaciones estatales para la defensa de la Cuarta Transformación”, la directiva de Morena intentará sostener a candidatos únicos y frenar impugnaciones ante las autoridades jurisdiccionales.

La encuesta de reconocimiento, ¿una vacilada? Al menos 10 millones de pesos tendría que haber erogado Morena para cubrir los honorarios de su equipo interno y de las tres casas encuestadores —Buendía & Laredo, Covarrubias y Asociados y Mendoza Blanco— que levantaron 1,200 entrevistas cara a cara en las seis entidades.

Igualdad, hasta en la difusión de los datos. En Durango, los aspirantes más conocidos son los senadores José Ramón Enríquez y Alejandro González Yáñez —prácticamente empatados— mientras que la más conocida fue Marina Vitela, alcaldesa de Gómez Palacio.

Para diferenciar a los aspirantes y definir un perfil idóneo, los morenistas inventaron un estimador basado en cinco atributos. Los puntajes más altos fueron obtenidos por Gonzalo (5.25) y Enríquez (4.75). Las tres casas encuestadoras, por el contrario, colocaron a El Doctor en primer lugar, con una ventaja abrumadora.

Además del “criterio de competitividad”, la directiva morenista atenderá las peticiones de las organizaciones que se han sumado a su bloque electoral —PVEM, PT y las bases magisteriales del extinto Nueva Alianza— para tomar la decisión.

¿Alguien tendrá otros datos? Punteros en las encuestas resultaron: Arturo Ávila, en Aguascalientes; Julio Menchaca, en Hidalgo; Salomón Jara, en Oaxaca; Mara Lezama, en Quintana Roo, Américo Villarreal, en Tamaulipas.

Conocidos, pero con opiniones negativas. ¿Los números mienten? La coalición izquierdista debería llevar al Doctor Enríquez como candidato en Durango, a pesar de la demanda petista de que Gonzalo sea el candidato. Pero el ajuste de género haría que la alcaldesa Vitela fuera nominada, sin ganar las encuestas. Y que Susana Harp compita por la gubernatura de Oaxaca...

En las seis entidades donde habrá elecciones en el 2022, Morena puntea los sondeos, AMLO está bien calificado y ninguno de los aspirantes desafiaría instrucciones superiores, por más encuestas que hubiera ganado.

 

Efectos secundarios

SIMULACIONES. Con una encuesta fantasma, el CEN del PAN mantuvo la vigencia del acuerdo político suscrito entre los aspirantes a la candidatura de Aguascalientes, Tere Jiménez y Toño Martín del Campo. La designación es potestad del dirigente nacional del blanquiazul, Marko Cortés, pero la necedad del gobernador saliente, Martín Orozco, y las gestiones oficiosas del diputado Santiago Creel estuvieron a punto de descarrillar el proceso.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor