Xiaomi abandonó sus planes para una salida a Bolsa dual y decidió dar primero el salto a la Bolsa de Hong Kong, dejando para más adelante la emisión de Recibos de Depósitos Chinos (CDR) en el mercado continental de Shanghai, según confirmó el fabricante chino de teléfonos móviles.

“Después de un meticuloso análisis, la compañía decidió llevar a cabo paso a paso su salida a Bolsa en Hong Kong y China, por lo que, tras empezar primero a cotizar en Hong Kong, emitirá CDR en el mercado doméstico”, informó Xiaomi a través de su perfil oficial en la red social china Weibo.

De este modo, el cuarto mayor fabricante mundial de teléfonos móviles inteligentes ha indicado que dará comienzo al registro de su solicitud ante la Comisión Reguladora de Valores de China, posponiendo el análisis de una futura emisión de CDR.

Asimismo, según fuentes conocedoras consultadas por Reuters, la compañía habría recortado a una horquilla de entre 55,000 y 70,000 millones de dólares su valoración estimada antes de debutar en Bolsa, por debajo de los 100,000 millones de dólares estimados previamente.

La compañía, que protagonizará la mayor salida a Bolsa de una teleco desde la de Alibaba en Nueva York en el 2014, tiene previsto destinar 30% de los fondos captados mediante su OPI al desarrollo de su ecosistema tecnológico, especialmente en materia de inteligencia artificial, mientras que otro 30% se destinará a I+D y otro 30% a la expansión de la compañía.

El restante 10% será utilizado para financiar la actividad general de la firma, según recoge el documento registrado.

Mal trimestre

Xiaomi registró pérdidas de 7,005 millones de yuanes en los tres primeros meses del 2018, mientras en el conjunto del pasado ejercicio contabilizó pérdidas de 43,826 millones de yuanes.

Sin tener en cuenta el impacto de elementos no recurrentes, Xiaomi logró un beneficio en el primer trimestre de 1,038.2 millones de yuanes, cuando en todo el año precedente logró un resultado de 3,945 millones de yuanes.