Warren Buffett, el carismático inversor conocido como el 'Oráculo de Omaha' y uno de los hombres más ricos del mundo, ha cerrado su primera operación en la era del Covid-19 tras acordar la adquisición de los activos de transmisión y almacenamiento de gas natural de Dominion Energy por 9,700 millones de dólares, incluyendo el pago de 4,000 millones dólares y la asunción de 5,700 millones de dólares en deuda de la compañía.

En la última junta de accionistas de Berkshire Hathaway, celebrada el pasado 2 de mayo, Buffett había anunciado que la firma contaba con liquidez a su disposición por importe de 137,000 millones de dólares, aunque advertía entonces de que no había apreciado ningún potencial objetivo de compra, a pesar del reciente hundimiento de los mercados.

"En los últimos años, la compañía ha tomado una serie de pasos, incluidas las fusiones con Questar Corporation y Scana Corporation, y la venta de Blue Racer Midstream y los activos de generación comercial para aumentar materialmente la naturaleza regulada de nuestro perfil, fortalecer nuestro balance y mejorar la transparencia y la previsibilidad", destacó Thomas Farrell, presidente y consejero delegado de Dominion Energy.

"Esta transacción representa otro paso significativo en nuestra evolución como empresa, lo que nos permite centrarnos aún más en satisfacer las necesidades de los clientes de servicios públicos y posicionarnos para un futuro brillante y cada vez más sostenible", añadió.

De este modo, Dominion Energy espera que en el futuro alrededor del 90% de sus ingresos por operaciones procederá de sus negocios regulados de servicios públicos en el suministro eléctrico y gas natural en cinco estados clave: Virginia, las Carolinas, Ohio y Utah.

"Admiro a Tom Farrell por su liderazgo excepcional en la industria de la energía, así como en Dominion Energy. Estamos muy orgullosos de agregar una cartera tan grande de activos de gas natural a nuestro ya sólido negocio de energía", apuntó, por su parte, Buffett, presidente de Berkshire Hathaway.