Las acciones estadounidenses cerraron con una baja el martes, por el nerviosismo de los inversionistas en el período previo a los reportes de ganancias del tercer trimestre, pero un salto en los títulos de Tesla ayudó a apoyar el mercado.

Se espera que la Reserva Federal (Fed) publique el miércoles las minutas de su última reunión de política monetaria, que los agentes del mercado analizarán en busca de pistas sobre cuándo podría el banco central estadounidense comenzar a reducir su programa de compra masiva de bonos.

Los resultados de JPMorgan Chase & Co. abren extraoficialmente los resultados de esta semana, en la que seguirán los de otros bancos. Las acciones de JPMorgan bajaron un 0.8%, mientras que el índice de bancos del S&P 500 perdió un 0.6 por ciento.

Los analistas esperan un fuerte crecimiento de las ganancias empresariales del tercer trimestre en Estados Unidos, pero los inversionistas están preocupados por cómo afectarán los problemas en las cadenas de suministro y el aumento de los precios.

Varias empresas han advertido de problemas antes del periodo de presentación de informes.

"En su mayor parte, los gestores de carteras institucionales son de la opinión de que hay que ver cómo son las ganancias y qué impacto negativo tienen la escasez, las tasas más altas y los cuellos de botella en la cadena de suministro", dijo Michael James, director gerente de negociación de acciones de Wedbush Securities.

"Muchos de esos factores se reflejan actualmente en los precios de las acciones", agregó.

El S&P 500 perdió 10.54 puntos, o un 0.24%, a 4,350.65 unidades, mientras que el Nasdaq Composite bajó 20.27 puntos, o un 0.14%, a 14,465.93. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 117.72 puntos, o un 0.34%, a 34,378.34 unidades.

Tesla avanzó un 1.7% después de que datos mostraron que el fabricante de vehículos eléctricos vendió 56,006 vehículos fabricados en China en septiembre, la cifra más alta desde que inició la producción en Shanghái hace unos dos años.

Los inversionistas también sopesaron los comentarios del vicepresidente de la Reserva Federal, Richard Clarida, quien afirmó que el banco central prácticamente ha cumplido su objetivo de empleo para reducir su programa de compra de bonos. 

kg