Los principales índices de Wall Street abrieron a la baja este viernes, ya que pesos pesados del sector bancario como JPMorgan, Wells Fargo y Citigroup reportaron resultados dispares para el cuarto trimestre, mientras las grandes tecnológicas ampliaban pérdidas tras una fuerte liquidación.

En la apertura, el Promedio Industrial Dow Jones cedía 117.19 puntos, o un 0.32%, hasta las 35,996.43 unidades; el índice S&P 500 bajaba 21.04 puntos, o un 0.45%, hasta las 4,637.99 unidades; y el Nasdaq Composite perdía 98.79 puntos, o un 0.67%, a 14,708.02 unidades.

Ocho de los 11 principales subsectores del S&P 500 cedían en las operaciones de media sesión y el segmento de finanzas caía un 1.3 por ciento. El subíndice de la banca de S&P 500 retrocedía un 1.8% desde un máximo histórico alcanzado en la sesión anterior.

Las acciones de JPMorgan Chase & Co se hundían un 4.9% tras informar un desempeño más débil en su unidad de intermediación bursátil, a pesar de haber superado las expectativas de ganancias para el cuarto trimestre.

El principal prestamista de Estados Unidos también advirtió que la inflación galopante, la amenaza inminente de la variante ómicron y los ingresos bursátiles -que regresarán a niveles normales- representan un desafío para el crecimiento de la industria bancaria en los próximos meses.

Los papeles de Citigroup Inc perdían un 2.5% después de reportar una baja del 26% en sus ganancias del cuarto trimestre, mientras que el administrador de activos BlackRock descendía un 1.6% tras incumplir las estimaciones de ingresos.

"El sentimiento es bastante amargo, aunque hoy comienza oficialmente el período de resultados del cuarto trimestre... parece que la inflación sigue siendo la principal preocupación", dijo Sam Stovall, estratega jefe de inversiones de CFRA Research, Nueva York.

Las finanzas han superado los avances del S&P 500 por la expectativa de que los bancos se beneficiarán de las alzas de tasas de interés de la Reserva Federal, la recuperación de los rendimientos de los bonos del Tesoro y una rotación fuera de sectores vinculados al crecimiento como la tecnología , los servicios de comunicación y el consumo discrecional.

Las empresas de megacapitalización, incluidas Apple, Amazon, Microsoft, Tesla y Meta operaban al alza, un día después de una masiva liquidación causada por varias declaraciones autoridades de la Fed que se refirieron a la elevada inflación y a los planes de aumentar las tasas de interés a partir de marzo

Más temprano se dio a conocer que la producción en las fábricas de Estados Unidos cayó inesperadamente en el mes de diciembre, presionada por una disminución en la actividad en las plantas de vehículos de motor en medio de una escasez mundial de semiconductores.

La producción manufacturera bajó un 0.3% el mes pasado después de aumentar 0.6% en noviembre, informó la Reserva Federal la mañana de este viernes. La producción aumentó 3,5% con respecto a diciembre de 2020.

La manufactura, que representa el 11.9% de la economía del país, sigue respaldada por inventarios reducidos en las empresas, ya que la demanda de bienes se mantiene sólida. Pero el Covid-19 y la recuperación de la pandemia han sobrecargado las cadenas de suministro, provocando una alta inflación.

La producción manufacturera aumentó a una tasa anualizada de 4.9% en el cuarto trimestre, luego de subir a un ritmo del 4.0% en el trimestre julio-septiembre.

La producción en las plantas automotrices cayó un 1.3% el mes pasado después de subir un 1.7% en noviembre. La fabricación de vehículos de motor está alrededor de un 6% por debajo de su nivel del año anterior.

La caída del mes pasado en la producción manufacturera combinada con una baja del 1,5% en los servicios públicos hizo que la producción industrial bajara un 0.1 por ciento. Eso siguió a una ganancia del 0.7% en noviembre. Los servicios públicos se vieron afectados por un clima inusualmente cálido en diciembre, lo que redujo la demanda de calefacción.

La producción minera aumentó un 2.0 por ciento. La producción industrial creció a una tasa del 4.0% en el cuarto trimestre. Eso siguió a un ritmo de aumento del 3.5% en el tercer trimestre.