Volaris tuvo un miércoles de ensueño en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Los papeles de aerolínea de bajo costo pusieron fin a una racha negativa de ocho sesiones y repuntaron 9.55%, su mejor sesión desde febrero del 2015.

El precio de la emisora del S&P/BMV IPC, principal índice de México, se ubicó en 21.33 pesos por unidad; no lograba dicho al nivel al cierre desde el 16 de octubre.

Con el desempeño del miércoles, Volaris dejó de ser la emisora del S&P/BMV IPC más castigada; el puesto fue asumido por Gentera, que presenta una corrección de 35%, contra 31.22% de la aerolínea.

El catalizador

Volaris presentó resultados del tercer trimestre del año menos adversos a lo que esperaban los analistas. Los ingresos retrocedieron 2.22%, a 6,582 millones de pesos, el flujo operativo (EBITDA) descendió a 33.49%, a 784 millones de pesos y la utilidad neta de la parte controladora bajó 27.64%, a 731 millones pesos, comparado con el mismo lapso del 2016.

Los ingresos y el EBITDA estuvieron en línea con los estimados de los analistas de Vector; la utilidad neta “superó ampliamente nuestros estimados y los del consenso”, explicó Héctor Benavides, asesor de Vector, a través de un análisis.

“Consideramos que los resultados son positivos, reflejando una clara mejora secuencial en rentabilidad (...) Mantenemos por el momento nuestra recomendación fundamental de Compra con un precio objetivo de 27 pesos por unidad”, detalló Héctor Benavides.

Grupo Bursátil Mexicano (GBM) reiteró el precio objetivo para el 2018 de 31.80 pesos, con una recomendación de Market Outperformer.

Al presentar sus resultados a la BMV, Enrique Beltranena, director general de Volaris, explicó que los desastres naturales durante el mes, los huracanes Irma y María, las tormentas tropicales Max y Lidia en el Pacífico y dos terremotos que pegaron a 11 estados en México, afectaron las operaciones con aproximadamente 50 vuelos cancelados en ocho aeropuertos, “lo que también provocó una disminución en las reservas en el periodo”.