La inmobiliaria Vinte libró la volatilidad de mercado y atrajo la confianza de los inversionistas, al lograr una emisión de bonos sustentables por 700 millones de pesos en el mercado local, horas antes de que la calificadora Fitch Rating degradó la nota soberana y Moody’s empeoró la perspectiva para México.

“Estuvimos justo a tiempo”, dijo emocionado Sergio Leal, director general de la empresa. “Salimos con la oferta en la mañana y en la tarde le bajaron la calificación y le modificaron la perspectiva a México”. De haber salido con la venta de bonos unas horas después, simplemente se habría frenado la emisión”, aseveró.

El empresario consideró que la baja en la calificación de riesgo crediticio de México es grave para la economía del país porque afecta el ánimo de los inversionistas. “Si estás motivado a hacer una inversión lo peor que puede pasar es que la calificación siga bajando y que el riesgo país suba”, enfatizó.

El miércoles pasado, Vinte realizó la venta de bonos sustentables por un total de 700 millones de pesos.

La emisión se dividió en dos tramos, uno por 300 millones de pesos con vencimiento a 3.7 años, a una tasa de interés variable de TIIE +228 puntos base. La segunda por 400 millones de pesos a un plazo de siete años, pagará un interés fijo anual de 10 por ciento.

Por la tarde del miércoles, tres eventos reavivaban la volatilidad en el mercado. Fitch Rating rebajó la calificación soberana de México a “BBB” de “BBB+”, con perspectiva Estable, ubicándolo a dos peldaños de la nota con grado especulativo, por el aumento de riesgo en las finanzas públicas debido al deterioro financiero en Pemex, una creciente debilidad económica ante las amenazas y tensiones comerciales con Estados Unidos.

Moody’s modificó la perspectiva de la calificación de la deuda soberana de México de Estable a Negativa y, además, los negociadores mexicanos no lograron un acuerdo para evitar que el gobierno de Estados Unidos imponga aranceles de 5% a las importaciones de México hacia Estados Unidos, extendiendo las negociaciones.

Pega en el ánimo

Sergio Leal comentó que con estas noticias el ánimo de los inversionistas es muy cauteloso, de “pago por ver” y pausar sus inversiones porque “no saben lo que va a pasar”.

“Realmente no vemos una economía con una gran iniciativa de inversión, pero es muy gratificante que el mercado haya creído en nosotros y (recaudamos) 700 millones de pesos con una tasa a corto plazo y con un interés muy barato a siete años”, añadió.

El interés que pagará a siete años fue atractivo, comentó Leal, y muestra que hay una gran motivación de invertir en el largo plazo, haber colocado los papeles a una tasa fija de 10% anual no es lo común.

“Lo que visualiza el inversionista es que a Vinte y a México en el largo plazo le va a ir bien. Creo es que esto es parte importante de la confianza y estamos muy emocionados por eso”, enfatizó.

La oferta de Vinte es la primera que se realiza en el mercado de bonos sustentables este año, en medio de una fuerte volatilidad e incertidumbre. Además, logró una sobredemanda de 1.17 veces respecto a lo recaudado.

[email protected]