Viviendas Integrales (Vinte) busca atraer a un mayor número de inversionistas institucionales extranjeros pero también a inversionistas individuales con una nueva emisión de capital con enfoque sustentable, basado en los pilares ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG).

Sergio Leal, presidente de la desarrolladora de vivienda, explicó que con el follow-on sustentable quieren que inversionistas estadounidenses, canadienses y europeos se sumen a la empresa, lo cual también va a ayudar a darle más liquidez a su acción que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En entrevista el directivo recordó que desde que se listaron en el mercado accionario mexicano en septiembre del 2016,  el precio de sus papeles apenas ha subido 10.18 por ciento.

La baja liquidez y bursatilidad de sus acciones, reconoció, se debe a que actualmente está prácticamente concentrado solamente entre los socios de control y entre inversionistas institucionales.

“Somos seis que operamos y los institucionales son seis también, por eso la acción no tiene liquidez y esperamos que el float (las acciones en circulación) llegue a 53% y los socios nos vamos a quedar con el 47 del 61.5% que hoy tenemos”, puntualizó.

“La parte que va a ser colocada en Bolsa ya tiene el tamaño para que sea líquida la acción”, reiteró el presidente de Vinte, la empresa que se hizo pública en 2016, colocando cada uno de sus títulos en 26.32 pesos.

La próxima oferta subsecuente de capital con enfoque ASG, que se planea suceda en el transcurso del cuarto trimestre del año, será la primera en México, aunque en Europa este tipo de operaciones bursátiles son comunes, aseguró Leal.

A diferencia de una colocación “no etiquetada”, explicó, se obtiene un “sello ASG” o sustentable, avalado por firmas extranjeras especializadas. En su caso Pacific Corporate Sustainability (PCS) certifica que el uso de los recursos que se obtengan de la oferta esté en línea con los Principios de los Bonos Vinculados a la Sostenibilidad de la Asociación Internacional de Mercado de Capitales (ICMA, por su sigla en inglés) y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGs, por su sigla en inglés) de las Naciones Unidas.

Quienes compren una vivienda tendrán la garantía de generar ahorro en los costos de agua y energía, ya que buscarán desarrollar más viviendas EDGE, que es una certificación verde que se enfoca en lograr construcciones más eficientes en recursos. La empresa con 18 años de operación ha desarrollado más de 6,000 unidades bajo esta certificación.

Con su oferta pública, Vinte busca levantar hasta 100 millones de dólares (2,000 millones de pesos), de los cuales 1,400 millones de pesos serán mediante la oferta primaria y 6,000 millones restantes con una secundaria, aunque aún no determinan el precio de venta de cada acción.

termometro.economico@eleconomista.mx