Inmobiliaria Vesta, la desarrolladora de parques industriales y centros de distribución en México, planea levantar por lo menos 225 millones de dólares con la emisión subsecuente de capital (follow-on) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y en mercados internacionales.

La venta de las nuevas acciones estima llevarla a cabo este jueves 22 de abril y también será la fecha cuando fije el precio y el número de papeles que pretende colocar mediante esta oferta pública, según informó en una presentación a inversionistas.

“Se tiene la intención que la oferta global ocurra a más tardar en la tercera semana de abril de 2021. La fecha exacta se definirá una vez que se obtenga la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y las acciones se listarán únicamente en la BMV”, se lee en un documento emitido por la compañía.

En el mismo se agrega que el objetivo es que de la oferta, la mitad de los papeles sea comprada por inversionistas nacionales y el resto, la otra mitad, sea adquirida por inversionistas foráneos.

Pero el porcentaje podría variar según la demanda que presenten los interesados.

Vesta expuso que los recursos serán para financiar el desarrollo de edificios a la medida y de inventario, así como para la adquisición de reserva territorial y capital de trabajo.

Inmobiliaria Vesta debutó en la BMV el 20 de julio de 2012, levantando 2,297 millones de pesos y colocando a un precio de 19 pesos cada acción. Hoy cada título se intercambia en 40.20 pesos, acumulando así un rendimiento de 3.63% en lo que va de este 2021.

Bien equipado

Vesta cuenta actualmente con reservas de tierra con una superficie de aproximadamente 39.5 millones de pies cuadrados, para desarrollar alrededor de 17.8 millones de pies cuadrados de edificios industriales.

Dichas reservas están ubicadas en 11 ciudades mexicanas como Monterrey, Aguascalientes, Ciudad Juárez, Guanajuato, Guadalajara, Puebla y Querétaro. Adicionalmente tiene en marcha cuatro proyectos inmobiliarios que planea entregar en el transcurso de este año.

“Esperamos un periodo de rápido crecimiento en el sector inmobiliario industrial en los próximos años a pesar de los impactos, además, la ocupación industrial en México se ha mantenido con tasas de 94.5% en 2020 comparada con 94.6% en 2019”, destacó.

Para la empresa inmobiliaria, “la demanda de bienes raíces industriales de Clase A en México está impulsada por dos sectores clave: la manufactura de exportación, principalmente a Estados Unidos, y la logística de consumo para el propio mercado mexicano”, expuso Vesta en un documento.

“La demanda relacionada al comercio electrónico de bienes raíces industriales es aproximadamente tres veces mayor que la de empresas minoristas tradicionales, por lo que esperamos que el comercio electrónico sea un motor de crecimiento en el mercado industrial de demanda de espacio arrendable en los próximos años”, agregó.

Señala que también las tendencias de “near-shoring” están generando una nueva demanda de espacios industriales en el país debido “al creciente costo de mano de obra de China, al T-MEC que entró en vigor el 1 de julio de 2020 y que cambió las reglas de origen para el sector automotriz, requiriendo que el 75% del contenido automotriz se produzca en la región de América del Norte”, entre otros factores.

Vesta cuenta actualmente con 188 inmuebles que suman 31.2 millones de pies cuadrados (2.9 millones de metros cuadrados) de área rentable, las cuales registran una tasa de ocupación del 90.7% y opera en el centro, norte y el Bajío de la República Mexicana.

Entre las empresas que ocupan sus inmuebles están Nissan, Bombardier, FiatChrysler, Sabritas, Mercado Libre, Nestlé, Bonafont y Oxxo.

judith.santiago@eleconomista.mx