Washington - Las ventas de casas usadas en Estados Unidos subieron en enero a su mejor nivel en un año y medio, mientras que la oferta de viviendas en el mercado alcanzó un mínimo en casi siete años, lo que apunta a una naciente recuperación en el mercado de la vivienda.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR por sus siglas en inglés) dijo este miércoles que las ventas de casas de segunda mano aumentaron 4.3% a una tasa anual de 4.57 millones de unidades el mes pasado, alcanzando su mejor nivel desde mayo del 2010.

"En términos generales, este no es un mal número. Es el reflejo de un mejor mercado laboral, pero la mejoría va a ser irregular", dijo Yelena Shulyatyeva, economista de Estados Unidos en BNP Paribas en Nueva York.

Sin embargo, el tenor del informe fue suavizado por la revisión de la cifra de diciembre para mostrar que se vendieron 4.38 millones de unidades, en vez de las 4.61 millones estimadas inicialmente.

Eso siguió a una revisión anual por factores estacionales para las series hacia tras años atrás. Las ventas en diciembre cayeron 0.5% respecto de noviembre, en vez del incremento de 5% informado el mes pasado.

No hubo revisiones para los precios mensuales y las cifras de inventarios. Los economistas consultados por Reuters esperaban ventas por 4.65 millones en enero.

El informe se suma a señales tentativas de mejoría en el mercado inmobiliario. El inventario de casas sin vender en el mercado se está reduciendo.

El mes pasado, hubo 2.31 millones de casas no vendidas en el mercado, el menor nivel desde marzo del 2005. Eso representa una oferta de 6.1 meses al ritmo de ventas de enero, el nivel más bajo desde abril del 2006 y una caída ante los 6.4 meses de diciembre.

Una oferta de 6 meses es generalmente considerada como ideal. Sin embargo, la baja de los inventarios podría haber sido alentada por una baja en los precios de las viviendas.

El precio medio de una vivienda usada cayó 2% a 154,700 dólares en enero frente al mismo mes del año pasado.

La Reserva Federal ha sugerido una serie de caminos que las autoridades gubernamentales podrían tomar para ayudar al golpeado mercado inmobiliario, incluyendo darle un mayor rol en el refinanciamiento de préstamos a las gigantes de la hipotecas Fannie Mae y Freddie Mac.

Las ventas de propiedades confiscadas, las ejecuciones hipotecarias y las ventas cortas, que tradicionalmente ocurren con profundos descuentos, representaron 35% de las ventas generales el mes pasado, frente al 32% en diciembre.

Un tercio de los contratos de ventas fue cancelado, aseguró la NAR.

ros