WASHINGTON.- Las ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos subieron a un máximo de seis meses en abril, pero una caída en la demanda de hipotecas para la compra de una vivienda apunta a una baja en el dinamismo del mercado inmobiliario tras la expiración de un popular crédito fiscal.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios dijo el miércoles que su índice de ventas pendientes de casas, basado en los contratos firmados en abril, subió a 110.9, un máximo desde octubre.

El avance de marzo fue revisado a 7.1% frente al alza de 5.3% reportada inicialmente.

Los analistas consultados por Reuters esperaban que el índice subiera 5.0 por ciento.

En comparación con abril del 2009, el índice registró un avance de 22.4 por ciento.

"Es parcialmente atribuible a las compras de último minuto para aprovechar el crédito impositivo. En el próximo mes o en los próximos dos podríamos ver cierto retroceso cuando los compradores que fueron incentivados a comprar ya no estén en el mercado", dijo David Resler, economista de Nomura Securities en Nueva York.

En una señal de que el sector aún no sale de sus problemas, la Asociación de Banqueros Hipotecarios dijo que la demanda de préstamos para comprar casas en Estados Unidos cayó la semana pasada por cuarta semana consecutiva, manteniéndose en mínimos en 13 años.

Las ventas de casas pendientes fueron impulsadas por un crédito fiscal del gobierno para compradores de viviendas.

Los compradores tenían que firmar contratos para finales del mes de abril y cerrarlos para finales de junio para ser seleccionados para el crédito fiscal.

Las ventas pendientes se miden en el momento de la firma del contrato de compra de la vivienda. Las ventas de casas usadas, que se miden en el momento en que se cierra el contrato, probablemente registren un aumento considerable hasta el próximo mes.

Dado que el crédito fiscal ha adelantado ciertas ventas, se espera que la actividad vea cierta caída temporal, pero el fortalecimiento en el mercado laboral es visto como un factor favorable para el sector inmobiliario a falta de la ayuda del gobierno.

"El mercado de la vivienda tiene que volver a la normalidad y ahora parece bien encaminado para volver a niveles sostenibles aún sin un estímulo del gobierno, dado que la economía sigue creando empleos", dijo Lawrence Yun, economista jefe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.