El sector salud sigue siendo una opción atractiva de inversión en Wall Street, incluso pese a las presiones por inflación a nivel global o por la recesión económica ocasionada por el Covid- 19, ya que las principales farmacéuticas en Bolsa reflejan rendimiento de doble dígito en lo que va del 2021.

La mayor alza es del laboratorio alemán BioNtech, que junto con la estadounidense Pfizer desarrollaron una de las vacunas contra el coronavirus que se aplican a la población. Los American Depositary Receipts (ADR) de BioNtech en la Bolsa de Nueva York, han tenido un alza de 121.77%, pasando de 81.52 a 180.79 dólares cada una.

El segundo mejor rendimiento es de Moderna, el laboratorio estadounidense, con un incremento de 43.46% en el precio de sus acciones en Wall Street en lo que va del presente año, cotizando con un precio de 149.87 dólares por título.

En tercer lugar está la firma Gilead Sciences con 19.63% de alza y 68.91 dólares por acción.

Carlos Hernández, analista bursátil en Casa de Bolsa Masari, comentó que “los inversionistas seguirán teniendo apetito por el sector debido a sus perspectivas de crecimiento, resiliencia y valuaciones. Aunque podría ser menor en comparación al momento más fuerte de la pandemia durante el año pasado”.

Además, el proceso de inmunización de la población está avanzando constantemente, solo en México se han aplicado cerca de 22 millones de dosis entre la población adulta mayor a 60 años y algunos mayores de 50 años. En el caso de Estados Unidos se han aplicado más de 100 millones de dosis.

Efecto positivo

El proceso de vacunación, así como el apetito de los inversionistas por las empresas de este sector, también generó un efecto positivo en los resultados al primer trimestre del 2021, y las empresas mejoraron sus ingresos al cierre de marzo.

Moderna, una de las vacunas más solicitadas entre los países, reportó ingresos totales por 1,937 millones de dólares, que se compara contra los 8.39 millones que tuvo en el primer trimestre del 2020.

Por su parte, Johnson & Johnson reportó 22,321 millones de dólares en ingresos al primer trimestre del año, siendo los mayores ingresos entre las firmas del sector, esto es un alza de 7.88% respecto a sus ingresos del mismo periodo del 2020. A la fecha tiene un rendimiento de 8.67% en Wall Street.

Por su parte, AstraZeneca tuvo ingresos por 7,320 millones de dólares, un alza 15.20% respecto a los 6,354 millones del primer trimestre del 2020. Y el valor de sus acciones se ha fortalecido con 12.25% de retorno en lo que va del año. 

BioNtech, reportó ingresos al primer trimestre del 2021 por 2,048 millones de dólares, mientras que Gilead ingresó 1,937 millones al cierre de marzo y Pfizer registró 5,947 millones de dólares en ingresos netos al primer tercio del año.

Muy dinámico

Carlos Hernández dijo que “el sector salud de Estados Unidos fue de los más dinámicos, con crecimiento en ingresos superiores a 20% anual”. Y sus guías de resultado, añadió, señalan que las utilidades van a seguir expandiéndose este año, “ya sea por ingresos operativos asociados a la vacunación o por productos derivados de cuidados de salud”.

Amin Vera, subdirector de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital, comentó que empresas como Pfizer, Johnson & Johnson, Bayer, entre otras, tienen más negocios que el desarrollo y producción de una vacuna, y sus ingresos están respaldados por sus demás fuentes de negocios.

En el caso de Moderna, agregó, solo está enfocado en esta vacuna, y además tiene que contratar a un productor, generando sus ingresos principalmente por la patente del medicamento que pudieron fabricar.

Hay riesgos que acechan el rendimiento de las farmacéuticas en el mercado de valores. uno es el respaldo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la propuesta de exención de los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra el Covid-19.

El respaldo del presidente Biden ya provocó el aplauso por parte de los activistas a favor de la liberación de patentes, así como de la Organización Mundial de la Salud, ya que podría aumentar la disponibilidad de vacunas para las naciones más pobres, incluida India, que está bajo una segunda ola mortal de contagios de Covid-19.

ariel.mendez@eleconomista.mx