Durante el primer trimestre del año Under Armour registró pérdidas de 2.2 millones de euros, o 0.01 dólares por acción, frente al beneficio neto de 19.1 millones que logró en el mismo periodo de 2016. Las ventas de la compañía fundada por el ex jugador de fútbol americano Kevin Plank alcanzaron los 1,120 millones de dólares, por encima de los 1,050 millones que obtuvo un año antes.

Pese a que se trata de las primeras pérdidas que el grupo norteamericano registra en un trimestre desde que saliera a Bolsa allá por el 2005, los resultados son mejores de lo que esperaba el mercado y sus acciones suben en la apertura de Wall Street. Los analistas esperaban una pérdida por acción de 0.04 dólares y una cifra de negocios de 1,110 millones.

Desde su debut en Bolsa la compañía de Baltimore ha gozado del beneplácito de los inversores y en los últimos años ha ido ganando terreno a los dos grandes del sector, Nike y Adidas. La apuesta de Plank por aplicar las nuevas tecnologías a sus productos ha dado buenos resultados a Under Armour, cuya expansión en Estados Unidos es un hecho.

La feroz competitividad del sector de ropa deportiva, no obstante, ha frenado el avance del grupo, que en el primer trimestre del año ha visto como su negocio en EEUU se ralentizaba y las ventas caían un 1 por ciento. De enero a marzo las ventas al por mayor de Under Armour alcanzaron los 773 millones de dólares, un 4% más, mientras que las ventas directas al consumidor subieron un 13%, hasta 302 millones.

Los inversores han frenado su euforia con esta compañía después de comprobar que en los últimos meses no ha sido capaz de cumplir sus objetivos. El grupo lo achaca a la feroz competencia del sector de ropa deportiva.

Hasta hace poco más de un año el grupo de Plank era una de las estrellas de la Bolsa. Pero en los últimos doce meses su trayectoria bursátil se ha torcido y solo en lo que va de 2017 sus títulos acumulan una caída bursátil del 32 por ciento. En los últimos doce meses sus acciones se han depreciado un 56 por ciento.

El giro a la baja del grupo comenzó en el cuarto trimestre de 2016, cuando fue incapaz de cumplir sus previsiones y las de Wall Street. Under Armour, que venía de registrar 26 trimestres consecutivos con un repunte de sus ingresos de al menos el 20%, 'solo' fue capaz de lograr un incremento del 12% en el periodo comprendido entre octubre y noviembre del año pasado. Fue su peor dato en ocho años. Hasta hoy. Con todo, las cifras del grupo en el primer trimestre de 2017 han sido mejores de lo que se esperaba el parqué y sus acciones repuntan un 7.7%, hasta 21.2 dólares.

erp