Los futuros de trigo bajaron el miércoles en el mercado de Chicago por primera vez en las últimas cinco sesiones, por una toma de ganancias y por noticias de que Rusia podría rebajar sus aranceles a la exportación del cereal.

En tanto, los futuros de maíz cerraron mayormente sin cambios, con precios atrapados en el rango estrecho que ha definido al mercado la última semana. En cambio, la soja subió y registró su mayor avance en dos semanas, en medio de preocupaciones porque el clima seco podría limitar la cosecha en Argentina.

El contrato de trigo para marzo bajó 8.25 centavos, a 4.7650 dólares por bushel; un día después de trepar hasta 4.8850 dólares, su nivel más alto en un mes.

La caída del trigo limitó las subidas del maíz, que sigue manteniéndose cerca de sus niveles más altos en un mes. El contrato de maíz para marzo cerró sin cambios, a 3.6925 dólares por bushel.