Afore Sura, uno de los 750 inversionistas del aeropuerto de Texcoco, confía en que no sólo recuperarán los recursos del ahorro de los trabajadores invertidos en dicho proyecto, sino también en que recibirán los rendimientos que habían esperado.

El director general de Sura Asset Management México, Enrique Solórzano, explicó que están analizando la oferta actual del gobierno federal para comprar 1,800 millones de dólares de los 6,000 millones emitidos en bonos para financiar las obras de la terminal aérea.

Por lo anterior, aseguró que aún es pronto para tomar una decisión acerca si aceptarán o rechazarán la segunda propuesta de recompra de papeles.

“Vamos a llegar a un buen intercambio, vamos a salir muy bien librados y vamos a recuperar el dinero invertido de los ahorradores en el plazo estipulado, muy probablemente con los rendimientos que habíamos esperado, (porque) la segunda oferta es mucho más atractiva que la primera”, destacó directivo.

“El esfuerzo que está haciendo el gobierno por mejorar nuevamente la garantía a través de la recompra y dar covenants para que no disminuya la recaudación de la Tarifa de Uso de Aeropuerto de la terminal Benito Juárez nos hace percibir que el arreglo va a ser positivo”, reiteró tras su participación en la firma de la declaración de inversionistas institucionales a favor de la divulgación de información Ambiental, Social y de Gobierno Corporativo celebrada en la Bolsa Mexicana de Valores el pasado viernes.

En el 2016 y el 2017 se emitió una deuda por 6,000 millones de dólares en el extranjero para financiar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), un proyecto en el que se invertirían 13,300 millones de dólares. Sin embargo, el gobierno federal anunció que la obra se cancelará.

Quieren evitar demandas

Para cumplir con el pago de los bonos, no caer en incumplimiento y evitar demandas, la nueva administración lanzó una primera oferta, el pasado 3 de diciembre, para recomprar hasta 30% de la deuda contraída y pagar entre 900 y 1,000 dólares por cada 1,000 dólares invertidos. Proponía además modificar ciertas cláusulas en los contratos, relacionadas con temas de incumplimiento y garantías.

La propuesta fue rechazada por un grupo de inversionistas denominado Ad Hoc, representado por el despacho de abogados Hogan Lovells.

Ante la negativa, la Secretaría de Hacienda mejoró la oferta del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (Mexcat, por su acrónimo en inglés), el pasado martes 11 de diciembre, fijando un precio de compra de 1,000 dólares por cada 1,000 dólares invertidos.

El gobierno fijó como nueva fecha límite el próximo 19 de diciembre para realizar la oferta que finalizará el 4 de enero del 2019.

“Es razonable el tiempo para analizar la segunda propuesta porque son mejoras a la primera y son relativamente simples de analizar. Además, ya tuvimos semana y media para analizar la primera oferta”, añadió.

Aunque Afore Sura no es parte del grupo de inversionistas Ad Hoc, podría beneficiarse de la negociación que ellos logren. “Afortunadamente, hay un grupo que sigue negociando. Si consigue mejores condiciones estaremos encantados”, manifestó luego de explicar que ellos está analizando la propuesta del gobierno.

De todas las afores en México sólo Sura participó en la oferta de bonos emitidos en mercados extranjeros.

Solórzano aseguró: “Tomaremos la mejor decisión para los trabajadores en términos financieros, para recuperar plenamente los recursos y con los retornos que habíamos esperando”.

Sobre si participarán en futuros proyectos de infraestructura, Solórzano comentó que están “abiertos a cualquier proyecto del gobierno siempre que  cumpla con sus estándares de análisis, solvencia y rendimiento”.