La crisis de confianza del sector de la vivienda que inició en el 2013, luego del efecto de las políticas de vivienda que demandaban controlar el crecimiento desordenado de las ciudades, es un capítulo que aún no cierra, coincidieron analistas bursátiles.

“La perspectiva en general entre los inversionistas es mala. El sector está golpeado y tiene poca credibilidad. Los valores que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) no reflejan sus fundamentales”, dijo el gerente de Estrategia y Análisis Bursátil en Marlin Investment Group, Rodrigo Coss.

Añadió que Ara es un caso particular porque tomó un camino diferente que otras como Geo, Homex, Urbi y Sare, que se enfocaron en el mercado de interés social, dependiente de los subsidios a la vivienda.

“La empresa hizo las cosas diferentes, le apostó a un segmento con ingresos mayores”, destacó.

El gerente de Análisis Bursátil en Signum Research, Armando Rodríguez, coincidió en que Ara fue la única viviendera listada en el mercado que sobrevivió a la crisis que afectó al sector, por su diversificación con viviendas de interés social y medio. “Actualmente hay empresas que están buscando migrar hacia segmentos más rentables, que no dependan de los subsidios gubernamentales”, dijo.

En la BMV tienen listadas sus acciones ocho desarrolladoras de vivienda: Consorcio Ara, Homex, Geo, Sare, Urbi, así como Cadu, Javer y Vinte.

Los casos más extremos son Sare y Homex, cuyas acciones alcanzan un precio de 0.09 y 0.97 pesos. Los de Geo se negocian en 1.71 pesos desde los 5.97 en enero.

“Muchos inversionistas tienden a especular con eventos del sector, como la reconstrucción tras los sismos y una política de subsidios, por lo que no se descarta volatilidad en el precio de la acciones”, explicó el portfolio manager en Marlin, Luis Garinian.

Rodríguez comentó que de las empresas que tiene bajo cobertura, Cadu es atractiva porque su acción cotiza en 11.99 pesos. Es una compañía que ha ido migrando hacia segmentos de tipo medio y residencial. “Está posicionada para tomar ventaja de la actual coyuntura”, aseguró.

Añadió que Ara es una empresa con solidez que le ha permitido desde hace años sobrepasar crisis.

Reconfiguración

Explicó que el sector atraviesa por una nueva coyuntura de la que más de una viviendera se podría beneficiar.

Los cambios en materia hipotecaria del Infonavit, con el aumento en el monto de crédito hasta en 1 millón 604,000 pesos para sus derechohabientes, ayudarán a desplazar en menor tiempo las viviendas.