El gigante petrolero Royal Dutch Shell reportó este jueves un beneficio neto de 5,700 millones de dólares en el primer trimestre de 2021, gracias al aumento en los precios del petróleo. En el primer trimestre de 2020, durante el comienzo de la pandemia de Covid-19, la compañía había registrado una pérdida de 24 millones de dólares.

El año fiscal 2020 había culminado con una perdida de 21,700 millones de dolares, recordó el grupo angloholandés en un comunicado destinado a inversionistas. El sector petrolero se vio beneficiado por la recuperación del crudo tras el colapso de marzo y abril de 2020, cuando el barril cotizó durante días con precios negativos.

Los precios del crudo al momento de esta publicación rondan los 65 dólares, impulsados por  expectativas sobre la recuperación económica gracias a las campañas de vacunación contra Covid-19 y el levantamiento gradual de los aislamientos, además de esfuerzos de países de la OPEP y su soico Rusia para reducir la producción.