Saudi Aramco invitó a bancos, entre ellos Citi y Goldman Sachs, a presentar propuestas para roles en su salida a Bolsa, según tres fuentes bancarias en conocimiento del tema, en reuniones que se realizarán en las próximas semanas en el reino.

Los encuentros demuestran los avances en los preparativos para que la Oferta pública inicial (OPI) se realice este mismo año, en la que podría ser la mayor OPI de la historia.

El mercado había especulado que la operación podría ser suspendida o demorada.

Ejecutivos de Citi, Goldman y Deutsche Bank , que están postulando a ser coordinadores globales para la venta de acciones, están entre los equipos invitados a presentar sus propuestas en persona, dijeron las tres fuentes.

Las conversaciones se realizarán a fines de enero o a comienzos de febrero en la ciudad de Dhahran, en la provincia Oriental, donde se ubican las oficinas centrales de Saudi Aramco .

Dos de las fuentes dijeron que en las negociaciones participarían miembros de los equipos de mercados de capital de valores de los bancos, ejecutivos que estarían directamente implicados en la OPI en vez de ejecutivos de alto rango.

pieza central

La salida a bolsa de la principal empresa saudita es pieza central de la reforma impulsada por el príncipe heredero, Mohammad bin Salmán, que busca reestructurar la economía del reino y reducir su independencia del petróleo.

Según datos del gobierno saudí, que quiere vender hasta 5% de Aramco este año, la valorización de la empresa sería cercana a los 2 billones de dólares.

Sin embargo, expertos de la industria dudan que una cifra tan alta sea realista.

Cambia de estatus

Arabia Saudita cambió el estatus de Saudi Aramco, transformando la compañía en una empresa de capital conjunto desde el 1 de enero del 2018, una medida clave de cara para su próxima salida a Bolsa.

La venta de hasta 5% de Saudi Aramco se concretaría en el segundo semestre del 2018. Dicha modificación, que se ha publicado en el boletín oficial de Arabia Saudita, es un requisito para las empresas locales antes de empezar a cotizar en Bolsa.

“Como medida normal en el proceso preparatorio para una salida a Bolsa en Arabia Saudita, Saudi Aramco se ha convertido en una empresa de capital conjunto”, ha indicado la fuente, que ha añadido que, de este modo, “se establece el marco de trabajo para permitirle a futuros inversionistas mantener acciones en la empresa junto con su socio, el gobierno”.

Aramco tiene un capital pagado de 60,000 millones de riyales (16,000 millones de dólares), dividido en 200,000 millones de acciones, según los estatutos de la empresa publicados en el boletín oficial. El gobierno se mantendrá como accionista mayoritario y tendrá la última palabra sobre la producción.

Saudi Aramco cotizará en la Bolsa de Riad (Arabia Saudita), según dijeron los responsables de la petrolera. No obstante, afirmaron que, posiblemente, también cotizará en uno o varios mercados extranjeros (Nueva York, Londres, Tokio o Hong Kong).

Con su salida a Bolsa, Saudi Aramco espera captar unos 100,000 millones de dólares. (Con información de Reuters y Expansión / España)

[email protected]