El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, insiste en una valoración de 2 billones de dólares de la empresa petrolera Aramco, a pesar de que algunos banqueros y expertos de la compañía dicen que el reino debería reducir su objetivo a alrededor de 1.5 billones de dólares.

Con Aramco hablando nuevamente con los bancos sobre una Oferta Pública Inicial (OPI), su junta se reunirá a finales de esta semana y probablemente mantendrá una discusión sobre el valor de la compañía, señaló una fuente cercana a la empresa.

El príncipe Mohammed puso una valoración de 2 billones de dólares en la compañía estatal a principios del 2016, cuando propuso por primera vez una venta de acciones para diversificar la economía de Arabia Saudita más allá del petróleo.

Se ha quedado con esa valoración, según la fuente cercana a Aramco, y otra familiarizada con los planes de salida a Bolsa, aunque algunos bancos piensan que será una lucha. En los últimos tres años, los países han acelerado los esfuerzos para alejarse de los combustibles fósiles para frenar el calentamiento global, presionando los precios del petróleo.

Una brecha de valoración podría dificultar la venta de acciones.

“Si el mercado no valoró a Aramco adecuadamente, no hay prisa por la salida a Bolsa, siempre pueden posponer”, indicó la fuente familiarizada con los planes.

“Tienen las herramientas adecuadas para maniobrar y no están en una posición débil para la salida a Bolsa de Aramco, a menos que tengan una valoración que logre los objetivos de la visión y el interés nacional”.

Incluso en el extremo inferior de las valoraciones estimadas, una OPI de Aramco crearía la empresa pública más grande del mundo. También traería un escrutinio sin precedentes sobre el reino. Meses después de que se archivara la lista, Arabia Saudita se vio presionada por Occidente por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

Más qure el PIB de varios países

El plan inicial para vender una participación de 5% en Aramco estaba destinado a recaudar fondos para que el fondo soberano de Arabia Saudita invierta en sectores no petroleros. Cuando la OPI fue archivada, el fondo de riqueza vendió una participación mayoritaria en la compañía petroquímica Saudi Basic Industries Corp (Sabic) a Aramco por 69,000 millones de dólares.

La valoración de 2 billones de dólares supera al Producto Interno Bruto de México, que es de 1.25 billones de dólares, o el de Brasil que se ubica en 1.77 billones de dólares, datos a diciembre del 2018.

Después de que se anunció la adquisición de Sabic, Saudi Aramco emitió sus primeros bonos internacionales en abril. El éxito de esa venta de deuda, que atrajo más de 100,000 millones en pedidos de una emisión de 12,000 millones, mostró que la presión sobre el reino por el asesinato de Khashoggi había disminuido. Las conversaciones sobre una venta de acciones revivieron poco después.

Precios del aceite

La venta de bonos de este año obligó a Aramco a revelar sus finanzas, revelando un ingreso neto colosal de 111,000 millones de dólares, más de un tercio que el ingreso neto combinado de las cinco grandes principales como ExxonMobil, Royal Dutch/Shell, BP BP.L, Chevron y Total.

Incluso con tales ganancias, un banco que participa en un plan de cotización renovado ha puesto el valor de Aramco en 1.4-1.5 billones de dólares, incluido SABIC, informó una fuente familiarizada con el asunto. La fuente cercana a Aramco describió eso como una valoración más realista.