Las acciones de Oryzon han llegado a tocar un mínimo intradía de 1.940 euros. El valor sufrió una caída del 9.31% ayer. En las dos sesiones previas, se revalorizó casi un 30 por ciento.

ORY-1001 es un inhibidor selectivo de la Demetilasa Específica de Lisinas-1 (LSD1) en pacientes con leucemia aguda y tumores sólidos.

Como consecuencia de la decisión de Roche, conocida "ayer noche", los derechos de desarrollo y comercialización licenciados al grupo suizo serán recuperados por Oryzon sin ningún coste.

"Lamentamos esta decisión", ha señalado Carlos Buesa, consejero delegado de Oryzon, que ha subrayado que la resolución de Roche no se ha debido a "datos negativos de la molécula, sino una repriorización interna del pipeline" de la compañía suiza.

Así, Oryzon "se enfocará en las próximas semanas en recuperar la molécula lo antes posible y en el análisis y planificación para continuar su desarrollo clínico sin que se produzcan retrasos".

En una multiconferencia con analistas, Buesa ha añadido que van a iniciar "desde ya" los contactos con potenciales nuevos socios y que no ve razones que le hagan pensar que van a tener dificultades para encontrarlos, según informa Reuters.

La compañía ha enviado un hecho relevante complementario en el que ha asegurado que "no tiene registrados derechos de cobro derivados del acuerdo de licencia con Hoffmann-La Roche, ni obligaciones actuales surgidas de hechos pasados que puedan suponer un pasivo ni una contingencia". Además, recuerda que los cobros recibidos a lo largo de la duración del acuerdo "no son reembolsables".

Oryzon señala que el activo intangible correspondiente al acuerdo de licencia fue sometido a deterioros sistemáticos desde el ejercicio de 2013 con un ritmo de amortización anual del 20 por ciento. A 30 de junio de 2017, el valor neto contable del activo intangible se encuentra registrado por importe de 328,700 euros "y quedará totalmente amortizado a 31 de diciembre de 2017".

El valor neto realizable del activo se estima superior a 328.700 euros, "no estimándose necesaria la dotación de provisión, importe que en su caso se estima no material y que se cifraría en 328,700 euros".

"La compañía no se ve afectada en su capacidad de seguir desarrollando el negocio, es estable desde el punto de vista financiero", ha remarcado Buesa.

estrategias@eleconomista.mx