Las acciones de Rivian, fabricante de automóviles eléctricos que hizo su debut en el NASDAQ el miércoles, han ganado 57.68% en tan solo dos días de cotización, colocando a la empresa con un valor de capitalización bursátil de 104,893 millones de dólares.

La entrada del fabricante de pick ups eléctricas a Wall Street el miércoles, aunque produjo solo unos cientos de camionetas, refleja el apetito por cualquier compañía de vehículos eléctricos.

Rivian generaba gran expectativa incluso antes de entrar en Bolsa. El grupo obtuvo con esta operación 11,900 millones de dólares, convirtiéndose así en la mayor entrada desde 2014 en Wall Street.

Sus acciones explotaron más de 50% luego de abrir en el NASDAQ, y la empresa hoy vale más que marcas tradicionales del sector como General Motors (85,000 millones de dólares) o Ford (77,000 millones de dólares), que cada año producen millones de autos.

El éxito bursátil de Rivian, aún ampliamente deficitario y que solo entregará 1,000 vehículos para fin de año, no era, sin embargo, obvio. La comparación con Tesla y sus autos eléctricos es inevitable.

El grupo de Elon Musk, que recientemente pasó la barrera del billón de dólares en Wall Street, tardó años para convencer a los inversionistas: su acción vale 1,063 dólares, pero valía 6 dólares hace 10 años.

Nikola, Canoo, Lordstown Motors, Fisker: las acciones de todas estas start-ups dedicadas a vehículos eléctricos tuvieron un pico al entrar en Bolsa en 2020, antes de caer duramente.

Algunas como Lucid y la china Xpeng parecen mantenerse por el momento.

Muchos inversionistas, al influjo de clientes preocupados por el medioambiente, buscan colocar su dinero en empresas "verdes".

El sector es, todavía, minúsculo. Los vehículos eléctricos representan apenas 3% de las ventas actualmente en Estados Unidos, y debe comprobar todavía su viabilidad. Pero para los analistas luce atractivo.

"Cuando General Motors dice que en 2035 todos sus autos serán eléctricos, la esperanza de una electrificación rápida del sector es enorme", dijo Gregori Volokhine, gestor de Cartera en Meeschaert Financial Services. (Con información de AFP)

termometro.economico@eleconomista.mx