En el 2013, en privado se gestaba la creación de una segunda Bolsa de valores en el país.

Hoy la Bolsa Institucional de Valores (Biva) es una realidad.

El 29 de agosto pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó a Central de Corretajes (Cencor) el título de concesión. Biva iniciará operaciones a principios del 2018, mientras tanto, se prepara para competir con la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la única que opera sola desde hace 42 años.

La Biva marcó un parteaguas, llegó con la promesa de desarrollar el mercado para que en los próximos tres años 200 empresas estén listadas en el mercado accionario, de las 148 actuales. Su apuesta es llegar a 500.

Para el titular de la SHCP, José Antonio Meade, hay espacio para que el mercado de valores crezca, pues las 148 empresas listadas representan 41% de las que cotizan en la Bolsa de Brasil y 48% en Chile.

Para apoyar el crecimiento de las bolsas del país, se anunciaron cuatro medidas, entre ellas, la creación de nuevos instrumentos financieros como el SPAC (Empresa de Adquisición con Propósito Especial), la participación de Bancomext y Nacional Financiera para fomentar el listado de empresas en Bolsa, la inversión de más largo plazo de las afores y el impulso a la educación financiera.

A cuentagotas

Desde el 2013, el número de empresas que se han sumado al mercado accionario se ha dado a cuentagotas.

Hoy únicamente cotizan 148 compañías, que es una cifra tímida para el tamaño de la economía del país. En casi un lustro sólo 22 empresas decidieron volverse públicas.

En la pasarela del centro bursátil han desfilado compañías como la aerolínea Volaris, Lala, IEnova y Rotoplas. En este lapso también llegaron las del ramo automotriz Nemak y Rassini.

Durante el 2017, las debutantes han sido la productora de tequila José Cuervo; Banco del Bajío; la petrolera Vista Oil & Gas y la empresa de autotransporte Traxión.

El mercado mexicano, a nivel mundial, ocupa el lugar 45. Sólo en la Bolsa de Brasil hay 349 empresas listadas, en Chile cerca de 300 y en Perú 264. En términos de capitalización de mercado ocupa el sitio 23, su valor pasó de 6.9 billones de pesos al cierre del 2013 a 8.8 billones.

Diversifica la oferta

La BMV amplió las opciones de fondeo para las empresas. En los últimos dos años ha lanzado seis nuevos instrumentos financieros.

El presidente Enrique Peña Nieto anunció en septiembre del 2015, la creación del Fibra E y los Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis).

Los primeros financian activos estabilizados del sector de energía e infraestructura. Pinfra ha sido la única empresa en colocar un Fibra E por 11,835 millones de pesos, al monetizar la autopista México-Toluca.

En septiembre del 2016, la inmobiliaria MIRA emitió el primer Cerpi por 4,000 millones de pesos. Este vehículo financia proyectos de infraestructura en una gama de sectores.

En marzo del 2016 se lanzó oficialmente el mercado de bonos verdes en México con los que se han levantado 2,700 millones de dólares en el mercado local y extranjero. Nacional Financiera fue pionera en la emisión de bonos sociales, con una emisión por 4,000 millones de pesos.

Vía bonos sustentables se han recaudado 14,000 millones de pesos en México con tres colocaciones. Estos instrumentos de deuda surgieron en junio pasado.

En agosto de este año debutó el primer SPAC (Special purpose acquisition companies) mexicano. La petrolera Vista Oil & Gas fue la pionera con una oferta por 650 millones de dólares. Un SPAC es un vehículo listado en los mercados de valores que levanta capital a través de una oferta pública inicial para comprar empresas de cualquier sector económico.