En febrero del año pasado los bajistas habían convertido a Indra en uno de sus valores preferidos del Ibex. Las posiciones cortas superaban el umbral del 10% del capital. Doce meses después los bajistas reducen su presencia al 3.08 por ciento.

La presión de los bajistas fue aún mayor en septiembre de 2015. Las posiciones cortas llegaron a superar entonces el 12% del capital. Las dudas sobre la evolución de la deuda del grupo se han suavizado desde entonces.

Los resultados publicados al cierre de ayer han otorgado dosis extra de optimismo, sobre todo si se compara con las alertas que activaron los anteriores resultados, los correspondientes a los tres primeros trimestres de 2016. La presentación de estas cuentas el pasado mes de noviembre deparó un trancazo en Bolsa del 12%, hasta los 9.45 euros por acción.

Al cierre de ayer Indra comunicó que el beneficio en 2016 alcanzó los 70 millones de euros, por debajo de los 87.7 millones esperados por los analistas consultados por Reuters. La cifra supone en todo caso un vuelco respecto a las pérdidas de 641 millones contabilizadas en 2015. Las cuentas incluyen igualmente una mejora en los márgenes y un ebit superior al previsto.

Los focos de los analistas se centraban en gran medida en la evolución de la deuda. Y este apartado arrojó cifras especialmente alentadoras. En 2016 se redujo desde los 700 millones de euros a diciembre de 2015 hasta los 523 millones. Las firmas destacan en esta línea que la evolución favorable de la generación de caja en el cuarto trimestre apunta además a nuevos progresos en el proceso de reducción de deuda.

Los analistas de Berenberg señalan en su informe que "Indra ha publicado resultados de 2016, con ingresos y margen ebit ligeramente por encima de las previsiones del mercado y un flujo de caja libre récord en seis años. La recuperación del flujo de caja y el esperado cierre del acuerdo con Tecnocom ofrecen una significativa subida y por eso elevamos nuestro precio objetivo".

La recuperación del flujo de caja y la reducción de la deuda son aplaudidas también por los expertos de Banco Sabadell, mientras que los de Renta 4 subrayan que "el margen ebit sigue repuntando y alcanza el mayor nivel desde la reestructuración", al tiempo que la "gran generación de caja permite reducir la deuda".

Subidas del 10% en el Ibex

Los inversionistas multiplican sus órdenes de compra en Indra. El resultado en la jornada de hoy ha sido una subida del 8.97%, hasta los 11.72 euros.

Desde hace año y medio las acciones de Indra no cierran una jornada con subidas superiores al 10%. El 8 de julio fue la última vez que superó este umbral, cuando se disparó un 12.88 por ciento.

La escalada que se anota hoy Indra impulsa su cotización a un paso de recuperar los 2,000 millones de euros de capitalización. La cifra sigue siendo la más baja de todo el Ibex 35, pero se queda ya a las puertas de los poco más de 2,000 millones con los que cotiza Técnicas Reunidas.

Las acciones de Indra superan también los dobles dígitos de revalorización en lo que va de año y se cuelan entre los tres mejores valores del Ibex en 2017 al acumular un repunte del 12.63 por ciento.

UBS y Berenberg respaldan el rally

Las firmas internacionales de inversión dejan vía libre a la continuidad de la escalada bursátil de la empresa española. Los resultados publicados al cierre de ayer se han traducido en nuevas mejoras de valoración por parte de UBS y Berenberg.

Las dos firmas coinciden a la hora de dejar el camino despejado para subidas adicionales de otro 30% en Indra respecto al cierre de ayer. UBS eleva su precio objetivo desde los 13.5 hasta los 14.5 euros por acción, mientras que Berenberg amplía su valoración desde los 12.3 hasta los 14 euros.

estrategias@eleconomista.mx