Whirlpool Corp, el mayor fabricante mundial de electrodomésticos, anunció el martes utilidades y ventas trimestrales que no cumplieron con las expectativas de Wall Street por el impacto de una débil demanda en Europa y un dólar más fuerte.

Las noticias llevaron a las acciones del fabricante de los productos Maytag y KitchenAid a caer más de 6% y elevar las preocupaciones sobre las ventas en la zona euro para el resto del año.

Los inversores deberían prepararse para un largo periodo de debilidad en Europa, dijo Brian Sozzi, analista jefe de acciones de NBG Productions.

"Ha empeorado", aseguró Sozzi. "No hay razón para mí para pensar que va a mejorar en el corto plazo", agregó.

Los fabricantes de electrodomésticos se han enfrentado a un alza de los costos de las materias primas y a una floja demanda en los mercados desarrollados, especialmente en Europa, inmersa en una crisis económica. Los consumidores europeos han recortado el gasto en bienes discrecionales como refrigeradores y congeladores.

Entre los 17 países que utilizan el euro, la actividad de negocios declinó en julio por sexto mes consecutivo. La producción manufacturera cayó en picada, particularmente en Alemania, sugiriendo una recesión futura.

"Los mercados europeos siguen enfrentando condiciones macroeconómicas muy desafiantes que impactan en la demanda del consumidor", dijo el presidente ejecutivo de Whirlpool, Jeff Fettig, a inversores.

Las ventas de Whirlpool cayeron 4.6% en el segundo trimestre, a 4.510 millones de dólares. Los analistas esperaban en promedio 4.630 millones de dólares, de acuerdo a un sondeo elaborado por Thomson Reuters I/B/E/S.

La unidad de Whirlpool que agrupa a Europa, Oriente Medio y Africa reportó que las ventas en el segundo trimestre totalizaron 692 millones de dólares, contra los 841 millones registrados hace un año.

Whirlpool dijo que aún espera que sus envíos a Europa, Oriente Medio y Africa caigan entre 2 y 5% este año. La débil demanda en la zona euro obligó a la compañía a disminuir la producción en toda la región, aseguró.

Sozzi dijo que se sorprendió de que Whirlpool no recortara su panorama de embarques para ese mercado. La compañía probablemente está contando con un incremento en los precios para compensar la potencial debilidad en el volumen de ventas, agregó el analista.

GANANCIAS

Tanto Whirlpool como su rival más pequeño Electrolux de Suecia han aumentado sus precios este año para compensar las debilidades en las demandas de mercados clave.

La semana pasada, Electrolux reportó ganancias en el segundo trimestre que superaron los pronósticos pues el buen desempeño en los mercados emergentes contrarrestó la floja demanda en mercados maduros, especialmente Europa.

Además, como muchas compañías estadounidenses que venden sus productos fuera del territorio doméstico, Whirlpool sufrió con un dólar más apreciado, que reduce el valor de sus bienes exportados.

Basado en el actual panorama económico, Whirlpool espera que los envíos de unidades de Estados Unidos permanezcan planos o que caigan 2 por ciento.

La ganancia neta de Whirlpool fue de 113 millones de dólares, o 1,43 dólares por acción, comparada con una pérdida neta de 161 millones de dólares, o 2,10 dólares por acción, en el mismo periodo del año pasado.

Excluyendo ítemes extraordinarios, Whirlpool ganó 1,55 dólares por acción, incumpliendo la estimación de analistas de 1,64 dólares por acción.

La compañía aún espera ganancias de 6.50 dólares a 7 dólares por acción este año, mientras los analistas proyectan utilidades de 6,50 dólares por acción.

En una teleconferencia, Whirlpool dijo que sus ganancias en el primer semestre, impulsadas por incrementos de precios y una mejoría en la productividad, se ubicaban por sobre el plan que realizó al entrar al 2012.

Los títulos de Whirlpool descendían 6.4% a 63,012dólares en las operaciones del mediodía en Nueva York.

apr