El grupo petrolero español Repsol volvió a los beneficios en el 2016, con la publicación este jueves de una ganancia neta de 1,736 millones gracias a una reducción de costes y a la subida de los precios del crudo a finales de año.

En el 2015, Repsol había registrado una pérdida de 1,200 millones de euros. El beneficio neto del 2016 es superior a los 1.560 millones de euros previstos por los analistas interrogados por el proveedor de información financiera Factset.

El resultado del año pasado "refleja la fortaleza y flexibilidad de los negocios y el éxito del programa de actuación puesto en marcha para responder a la caída de los precios del crudo y del gas", explicó el comunicado de Repsol.

También se benefició de la comparación con el 2015, cuando realizó provisiones extraordinarias para contrarrestar los bajos precios del crudo y del gas.

La petrolera anunció en otoño del 2015 un plan de reestructuración que preveía una reducción de 1,500 empleados en el mundo para el 2018, de una plantilla de 25,000.

Repsol estimó haber logrado un ahorro de más de 900 millones de euros gracias a su "programa de eficiencia y sinergias".

Las actividades de exploración y producción ("upstream") volvieron al verde, con un beneficio neto de 52 millones de euros, contra una pérdida de 925 millones el año anterior.

Esta mejora obedeció al avance de los precios del crudo y el gas en el cuarto trimestre, explicó Repsol en su informe.

En paralelo, el grupo aumentó en 23% su producción de petróleo y de gas gracias a los buenos rendimientos en Brasil, Venezuela y Perú. Por el contrario, el beneficio neto de la rama de refinación ("downstream") cayó un 12% hasta los 1,883 millones de euros, por el descenso de los márgenes.

erp