Repsol ha cedido a Burger King Spain la gestión de los restaurantes en sus gasolineras después de casi cinco años de alianza mediante la cual la petrolera se convertía en su mayor franquiciado en la Unión Europea.

No se trata de una ruptura del acuerdo suscrito a finales de 2011, cuyo objetivo era que Burger King estuviera presente en 150 gasolineras en el plazo de cinco años, sino un "cambio de modelo", ya que a partir de ahora será la cadena de restauración la que abrirá y gestionará los locales.

En este sentido, desde Burger King han indicado que se ha renovado la alianza con la compañía presidida por Antonio Brufau, incorporando cambios en la gestión de estos locales, responsabilidad que ahora asumirá la cadena de restauración. De esta forma, cada compañía se enfocará en su área de especialización para consolidar el plan de expansión.

"El cambio en la explotación de los restaurantes no afectará ni a la calidad ni al funcionamiento de estos restaurantes, sino que refuerza esta apuesta diferencial. Gracias a nuestra innovación hemos llegado a lugares poco habituales como las estaciones de servicio. Estamos encantados de acercar a los clientes nuestros productos para que puedan disfrutar del auténtico sabor a la parrilla de Burger King incluso en estas áreas de paso", ha destacadoel director general de Burger King Spain, Paulo Barbosa.

Repsol y Burger King firmaron su alianza a finales de 2011 con el objetivo de que la petrolera vendiera productos de la cadena de comida rápida en sus estaciones de servicio, lo que supondría la generación de 1,500 nuevos empleos en cinco años y una inversión de unos 50 millones de euros.

El acuerdo se desarrolla bajo la marca 'Auto King', con unas instalaciones anexas a las estaciones de servicio para la venta de menús de pedir y llevar. Estas áreas se indentifican como 'BK Have it your way' y 'The Home of the Whopper'.

[email protected]