El mercado reaccionó a la disputa pública desatada el pasado lunes entre Aleatica y OHL España. Las acciones de la constructora española se desplomaron 10.54% en la Bolsa de Madrid.

Aunque los papeles de la concesionaria de autopistas en México Aleatica finalizaron con una ligera caída de 0.58%, a 20.65 pesos, en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), durante la sesión bursátil de este martes tocaron su nivel más bajo, al retroceder cerca de 5 por ciento.

Analistas bursátiles consideraron que la caída en el precio de la acción de Aleatica fue en respuesta a la cancelación que hizo al contrato con OHL respecto a las obra de la autopista Atizapán-Atlacomulco, Estado de México.

Aunque puntualizaron que el número de inversionistas dentro de Aleatica es relativamente bajo y con poco volumen operado, el precio de la acción tiende a moverse de manera exagerada.

“Las acciones de la emisora ya no son muy operadas, entonces con poco volumen pueden tener movimientos exagerados”, explicó Jacobo Rodríguez, director de Análisis en Black Wallstreet Capital.

Ayer se intercambiaron 100,000 acciones de Aleatica en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Alegan incumplimiento

La concesionaria de autopistas en México alegó, en información enviada a la BMV, “graves incumplimientos” en los contratos de ingeniería, procura y construcción de la autopista, al grado de llegar a la suspensión de las obras de construcción.

“Tras la rescisión del contrato de la autopista Atizapán-Atlacomulco, Aleatica va a buscar retomar el ritmo de construcción en el activo”, dijo un analista que pidió el anonimato.

Consideró que la decisión de Aleatica es “positiva” porque continuará con los trabajos de construcción ahora con nuevos contratistas que, se espera, cumplan con sus compromisos en tiempo y forma.

No obstante, el analista detalló que la noticia también toma por sorpresa porque la compañía que está controlada por el fondo australiano IFM no había presentado información clara de que las obras registraban retrasos.

La autopista Atizapán-Atlaco- mulco comprende una extensión de 74 kilómetros y cuatro carriles, así como dos túneles y 14 viaductos. La concesión es a 30 años, de acuerdo con información de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

“La carretera hoy no tiene un peso específico entre los activos de la compañía porque está en proceso de construcción y porque no han compartido una proyección en los flujos esperados”, comentó el analista consultado.

Subrayó que la disputa legal en la que se ha enfrascado Aleatica con la constructora española podría generar retrasos adicionales en la obras, en tanto no se asignen nuevamente los contratos cancelados.

Buscan transparencia

“Es un hecho que con la información que han empezado a revelar y al tratar ser más transparentes, están buscando que los inversionistas que todavía tienen con ellos se sientan tranquilos de quien es su socio”, opinó el analista.

Por el lado de OHL España “la cancelación de los contratos con Aleatica representa la pérdida de dos de sus seis proyectos más importantes a nivel global. Que su capacidad para cumplir responsablemente en tiempo y forma como constructor esté en entredicho es un duro golpe a su credibilidad”, dijo una fuente cercana al tema.

Aleatica es una operadora de autopistas de peaje. En México tiene siete concesiones como la del Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Elevado Bicentenario, así como una participación en el aeropuerto de Toluca, en el Estado de México.

Atizapán-Atlacomulco, autopista en discordia

La autopista Atizapán–Atlacomulco, ubicada en el Estado de México, es la séptima concesión de autopistas de cuota de peaje de Aleatica.

Dicha concesión fue otorgada en el 2014 por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La obra en disputa comprende una longitud de 74 kilómetros y es de cuatro carriles. Incluye la construcción de dos túneles y 14 viaductos.

El título de concesión vence en el 2044, fue otorgado a la entonces OHL México, hoy conocida como Aleatica, que fue adquirida por el fondo australiano IFM Investors.

La vialidad Atlacomulco-Atizapán se sumará a otras autopistas de la misma concesionaria, como el Viaducto Bicentenario y la Autopista Urbana Norte en la Ciudad de México, así como en otras que opera en el país.

Este activo presenta retrasos en su construcción, pues debía estar terminada desde el 2016.

Sin embargo por diversos cambios al proyecto original y a conflictos sociales por derechos de uso del suelo, se ha seguido postergando, según informó la agencia Reuters. (Redacción)

[email protected]