PRISA alcanzó un acuerdo con algunos de sus principales acreedores para llevar a cabo una emisión de bonos necesariamente convertibles en acciones ordinarias del propio grupo, mediante el canje de deuda financiera de la compañía por un importe mínimo de 100.1 millones de euros y un máximo de 150 millones.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa explicó que los bonos tendrán una duración de dos años y un precio unitario de conversión de 10 euros por acción. Esta operación supone un espaldarazo a la gestión de la compañía y a la política puesta en marcha para reducir la deuda y fortalecer la flexibilidad financiera.

El grupo ha recibido comunicaciones de HSBC, Banco Santander y CaixaBank (acreedores bancarios), en las que transmiten su compromiso irrevocable de suscribir la emisión mediante el canje de préstamos de los que son titulares en la actualidad, por un importe de 80.9, 9.61 y otros 9.61 millones de euros, respectivamente.

El compromiso de suscripción alcanza un importe total conjunto de 100.1 millones.

La emisión de bonos, que deberá ser aprobada por la Junta General de accionistas, se dividirá en dos tramos distintos. Un tramo A, por 32.09 millones de euros, dirigido a los acreedores bancarios, que comprometen su suscripción total mediante la capitalización de préstamos por importe de 12.87 millones, en el caso de HSBC; 9.61 millones, en el caso de las filiales del Banco Santander, y otros 9.61 millones por parte de CaixaBank.

Por otro lado, se ha establecido un tramo B, por un importe total de 117.9 millones de euros, dirigido a los titulares de préstamos participativos de la compañía, en virtud del contrato de financiación sindicada suscrito por Prisa, con fecha 11 de diciembre del 2013.