La bolsa Mexicana de Valores (BMV) subió el jueves apoyada en un repunte de los precios internacionales del petróleo, pero también por el avance de las acciones de Cemex de 13.09 por ciento.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la bolsa ganó 1.78% para cerrar en 42,453.64 puntos.

El indicador logró consolidarse arriba de su promedio móvil de un mes, localizado para esta jornada en torno a las 42,110 unidades, tras haberlo intentado infructuosamente durante las cuatro sesiones pasadas.

La plaza accionaria anotó su mayor ganancia diaria desde el 18 de diciembre, cuando fue de 3.59 por ciento.

El avance estuvo encabezado por las acciones de Cemex (13.09% a 14.77 pesos), que reportó sus resultados del cuarto trimestre y anunció que recortará costos y venderá activos con el fin de recuperar su grado de inversión.

Los títulos de Cemex tuvieron su mayor alza diaria desde el 28 de noviembre del 2011.

El peso mexicano cerró en 14.785 por dólar, con un avance de 0.72% por ciento.

El avance de la divisa fue de la mano de monedas emergentes.

Pese a la recuperación de esta jornada, expertos se mostraron muy cautos con respecto al desempeño de la moneda, sobre todo de cara a la publicación del reporte mensual de empleo de Estados Unidos el viernes y al flujo de noticias de Grecia.

En Nueva York, las acciones subieron por el aumento del petróleo, menores preocupaciones sobre Grecia y fuertes movimientos en el sector salud.

El promedio Industrial Dow Jones ganó 1.20% a 17,894.88 unidades, el Nasdaq subió 1.03% a 4,765.10 puntos y el índice ampliado S&P 500 ganó 1.03% a 2,062.52 puntos.

El mercado estuvo estimulado por una combinación de elementos, incluido el rebote de los precios del crudo y una adquisición por parte de Pfizer , segundo laboratorio farmacéutico mundial detrás del suizo Novartis, explicó Peter Cardillo, de Rockwell Global Capital.

Los inversionistas parecen haber recibido serenamente una serie de indicadores sobre la economía estadounidense, entre ellos el agravamiento del déficit comercial del país el año pasado, y una inesperada baja de la productividad en el último trimestre.

Las cifras no son buenas en sí mismas, pero permiten pensar que la Reserva Federal estadounidense se tomará más tiempo que lo esperado para elevar sus tasas de interés, actualmente cercanas a cero, indicó Peter Cardillo. (Con información de AFP y Reuters)

Mercados accionarios

valores@eleconomista.mx