Los precios del barril de crudo referencial Brent cerraron el viernes con una caída de casi un dólar, en una jornada volátil pese a las expectativas de nuevas inversiones en el nuevo año, que comenzó con un repunte que se evaporó a la mitad de la sesión.

El crudo Brent cayó 91 centavos, a 56.42 dólares por barril. Los precios tocaron un mínimo registrado el 2009 de 55.48 dólares, tras haber promediado cerca de 110 dólares por barril entre el 2011 y el 2013.

El crudo referencial estadounidense para entrega en febrero cayó 58 centavos por barril a 52.69 dólares, antes de sufrir un descenso muy marcado en operaciones post-cierre.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cerró el viernes con un precio de 44.81 dólares por barril, esto es una caída de 1.41 por ciento.

El índice dólar subió 0.90% el viernes. La combinación del exceso de suministro y un dólar fuerte han sido una catástrofe doble para los precios del petróleo, dijo Walter Zimmerman, jefe de Análisis Técnico de United-ICAP.

Ésta es una tendencia bajista cíclica de largo plazo , dijo Zimmerman. Va a tomar un tiempo antes de que los precios bajen lo suficiente para recortar el exceso de producción , agregó el analista.

El bajo volumen negociado también hizo que el mercado fuera vulnerable a reacciones reflejas de inversores y operadores.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que incluye a Arabia Saudita, se negó a recortar la producción de petróleo en noviembre, pese a la presión de varios de sus miembros.

El jueves, el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán instó a Arabia Saudita a actuar para revertir la caída, advirtiendo que de lo contrario los bajos precios del petróleo afectarán a los países de Oriente Medio.

En Estados Unidos, los precios referenciales del crudo tuvieron algo de soporte por datos que mostraron el miércoles que los inventarios perdieron 1.8 millones de barriles la semana última. Pero un incremento de 2 millones de barriles en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos de crudo estadounidense, mantuvo a los precios bajo presión.