Los referenciales del petróleo cerraron un volátil trimestre con sus mayores pérdidas en la historia, después de que el Brent y el crudo en Estados Unidos fueron golpeados en marzo por el congelamiento de la actividad económica debido al coronavirus y la guerra de precios desatada entre Arabia Saudita y Rusia.

Ambos contratos perdieron casi dos tercios de su valor en el trimestre, con los declives de alrededor de 55% en marzo representando la mayor parte de dicho retroceso.

El crudo West Texas Intermediate (WTI) terminó el martes 31 de marzo con una modesta alza del 2%, al tiempo que el Brent registró un leve descenso.

La demanda mundial por combustible ha sido destruida por las restricciones a los viajes debido a la pandemia de coronavirus. Una serie de analistas pronostican un desplome de un 20% a 30% de la demanda en abril y que el débil consumo se prolongue a medida que la actividad económica se mantiene baja en los próximos meses.

El contrato WTI ganó 39 centavos a 20.48 dólares por barril. El referencial en Estados Unidos se hundió un 54% durante marzo y un 66% en el primer trimestre, las peores bajas desde su inicio en 1983.

Mientras, el Brent para mayo bajó 2 centavos en la sesión, a 22.74 dólares por barril, antes de la expiración del contrato. El referencial internacional se desplomó un 66% en el primer trimestre y un 55% en marzo, también sus mayores declives en los registros.

El contrato más activo a junio perdió siete centavos a 26.35 dólares el barril.

El crudo recibió cierto respaldo después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, y su par ruso, Vladimir Putin, accedieron a celebrar negociaciones para estabilizar el mercado energético.

kg