El petróleo tocó máximos en alrededor de seis meses, después de que fuentes dijeron que miembros de la OPEP del Golfo Pérsico estaban listos para compensar cualquier déficit en el suministro tras la decisión de Estados Unidos de terminar con las exenciones a compradores de crudo iraní.

Los futuros del crudo Brent subieron 47 centavos, o un 0.63%, a 74.51 dólares el barril. El referencial llegó más temprano a los 74.73 dólares, un nivel no visto desde el 1 de noviembre.

En tanto, los futuros de West Texas Intermediate (WTI) ganaron 75 centavos, o un 1.14%, a 66.30 dólares el barril, tras tocar un máximo intradía de 66.60 dólares, el mayor nivel desde el 31 de octubre.

 La producción en Arabia Saudita, el mayor exportador mundial y el líder de facto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, subirá en mayo, pero eso no tiene relación con las sanciones sobre Irán, afirmaron las fuentes.

Estados Unidos exigió que todos los clientes de Irán suspendan las compras de petróleo antes del 1 de mayo o enfrenten sanciones, terminando con exenciones de seis meses que permitieron a los ocho mayores compradores de Teherán, la mayoría de ellos en Asia, siguieran importando cantidades limitadas de crudo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que confía en que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos cumplirán sus promesas de que compensarán las diferencias en los mercados petroleros, aseguró el lunes a periodistas un funcionario de Washington.

Antes de la reimposición de las sanciones el 2018, Irán era el cuarto mayor productor dentro de la OPEP con alrededor de tres millones de barriles por día (bpd), pero los envíos en abril se han hundido por debajo de un millón de bpd, de acuerdo a datos de tanqueros y fuentes de la industria.

La medida de incrementar la presión sobre Irán se produce en medio de otras sanciones que Washington ha impuesto sobre las exportaciones de petróleo de Venezuela y mientras enfrentamientos amenazan con interrumpir los envíos de Libia.