El precio del barril de la mezcla mexicana de petróleo cerró la primera jornada de abril con una caída de 1.39%, al ubicarse en 10.61 dólares, según reportó Petróleos Méxicanos (Pemex) en su sitio web.

El crudo mexicano de exportación registró este miércoles una pérdida de 15 centavos, respecto al martes 31 de marzo, que cerró en 10.76 dólares por tonel.

Este resultado se dio en línea con los referenciales de petróleo que reaccionaron a la baja, luego de que se reportara un fuerte aumento de las reservas estadounidenses de crudo en un mercado con sobreoferta y demanda en caída libre.

Las reservas de petróleo aumentaron mucho más de lo esperado por los analistas en Estados Unidos la semana pasada, según un informe publicado el miércoles por la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA).

En la semana que terminó el 27 de marzo, las reservas de crudo estadounidenses subieron fuertemente en 13.8 millones de barriles a 469.2 millones, una cifra muy superior a lo esperado por los analistas que vaticinaban un incremento de 3.3 millones de barriles.

"No esperábamos que el ritmo de trabajo de las refinerías se frenara tan rápidamente", indicó John Kilduff, de la consultora Again Capital.

Las refinerías funcionaron a 82.3% de su capacidad, un descenso de 5 puntos sobre la semana anterior.

"La reacción fue tan rápida que vimos las reservas de crudo subir como una flecha", añadió este experto para explicar que al no refinarse y convertirse en carburante, el crudo permanece en reserva.

Kilduff señaló que este fuerte incremento se explica sobre todo por el impacto del coronavirus en el consumo de petróleo.

Este informe de la Agencia estadounidense de Información sobre Energía es el primero que refleja de forma tan clara las repercusiones de la pandemia. El frenazo al transporte y las medidas de confinamiento hicieron desbarrancar la demanda de petróleo en Estados Unidos, el mayor consumidor de carburante del planeta.

"La preocupación pronto será si Estados Unidos tiene suficiente espacio para acumular reservas", dijo Kilduff, quien anticipa más aumentos de stocks en las próximas semanas.

Estados Unidos sigue produciendo 13 millones de barriles al día, un volumen elevado.

"Si esto continúa a este ritmo, pronto deberemos utilizar petroleros, trenes o reservorios flotantes", dijo Robert Yawger, de Mizuho.

El contexto es, además, de guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, que no alcanzaron un acuerdo de recorte de producción para sostener los precios el mes pasado.

El barril de crudo West Texas Intermediate (WTI) para entrega en mayo perdió 0.8%, cerrando en Nueva York a 20.31 dólares, mientras el Brent del mar del Norte para entrega en junio perdió 6.1% a 24.74 dólares sobre el cierre del martes en la plaza de Londres.

Con información de AFP.

kg