El precio de la mezcla mexicana de exportación terminó este martes 28 de abril con una ganancia de 78 centavos, respecto a la jornada del lunes, para ubicarse en 7.33 dólares por barril, reportó Petróleos Mexicanos (Pemex).

El avance de 11.9% del precio del crudo mexicano se da en sentido opuesto a los precios referenciales de petróleo, que durante esta sesión terminaron a la baja, luego de una jornada volátil, en un mercado que sigue preocupado por la saturación de la capacidad de almacenamiento de crudo.

Luego de caer más de 21% durante la sesión, el barril de crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cotizado en Nueva York para entrega en junio perdió 3.4%, al cerrar a 12.34 dólares.

En el mercado de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para junio, ganó 2.4%, para terminar a 20.46 dólares.

El WTI inició la jornada de este martes en claro descenso tras una decisión estratégica del United States Oil Fund (USO), un importante fondo petrolero estadounidense que cotiza en bolsa.

Después de una caída sin fin de las cotizaciones la semana pasada al acercarse el final del contrato de entrega en mayo -que llevó a los tenedores a pagar a los compradores para que se quedaran con el crudo físico-, USO eligió deshacerse de sus barriles para entrega en junio y concentrarse en contratos con vencimientos más lejanos.

Por el tamaño del USO, su decisión golpeó las cotizaciones de crudo estadounidense, según analistas.

Preocupa capacidad de almacenamiento

Los inversionista también siguen con preocupación la evolución de las capacidades de almacenamiento de petróleo, en un contexto de demanda en caída libre y sobreoferta, antes del informe oficial de Estados Unidos sobre stocks de crudo en su territorio a difundirse el miércoles.

Los analistas esperan un alza de 11.9 millones de barriles, para un volumen que ya se encuentra en su máximo histórico.

Las estrategias de confinamiento para combatir la pandemia del coronavirus han reducido la movilidad en todo el mundo y con ello el consumo de combustible.

A pesar de este panorama, la expectativa del mercado de que la actividad económica se reinicie en Estados Unidos permitió al crudo recuperarse este martes.

Además, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, confirmó que el gobierno podría apoyar financieramente a la industria petrolera, tal como adelantó el presidente Donald Trump la semana pasada.

También hubo cierre de pozos por parte de empresas de extracción en Estados Unidos por los precios muy bajos, "lo cual indica una reducción de la oferta", destacó Bjornar Tonhaugen de Rystad Energy.

Según Rystad Energy, la extracción local, actualmente en unos 12 millones de barriles diarios, podría bajar en unos 300,000 barriles diarios en mayo y junio para compensar el impacto de los precios bajos para los productores.

Con información de AFP.

kg