El petróleo subió el jueves, impulsado por la debilidad del dólar y las señales sólidas de los datos de importación chinos, aunque se vio presionado por las renovadas preocupaciones sobre la demanda mundial del hidrocarburo debido al aumento de casos de coronavirus en Europa y nuevos confinamientos en China.

Los futuros del referencial internacional Brent subieron 36 centavos, o 0.64%, a 56.42 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) ganaron 66 centavos, o 1.25%, a 53.57 dólares el barril.

El barril de la mezcla mexicana de exportación, por su parte, ganó 24 centavos o 0.46% a 52.15 dólares.

La debilidad del dólar hace que el petróleo, que se negocia en esa moneda, sea más barato para quienes usan otras divisas.

China, el segundo mayor consumidor mundial de crudo, reportó su mayor avance diario de casos nuevos de Covid-19 en más de 10 meses, después de que las infecciones en una provincia nororiental casi se triplicaron.

Gobiernos europeos han anunciado confinamientos más estrictos y prolongados por el coronavirus y no se espera que las vacunaciones tengan un impacto significativo en los próximos meses.

Los precios se vieron apoyados por las importaciones totales de crudo de China, que subieron 7.3% en 2020 pese al impacto del coronavirus, con llegadas récord en el segundo y tercer trimestre.

Se recuperará

El panorama de suministro para el esquisto en Estados Unidos es algo más "optimista" por el alza de los precios del crudo y la producción seguirá recuperándose en la segunda mitad del año, dijo el jueves la OPEP, en una señal de que su política de reducción del bombeo está ayudando a sus rivales a extraer más.

Los productores estadounidenses de esquisto no forman parte del pacto entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y un grupo liderado por Rusia (OPEP+) para reducir su producción en un intento por respaldar los precios y rebajar el exceso de suministro.

La oferta petrolera total de Estados Unidos subirá en 370,000 barriles por día (bpd) en 2021, a 17.99 millones de bpd, dijo la OPEP en un reporte mensual, un alza de 71,000 bpd desde su anterior previsión.

Un rebote en el esquisto podría obstaculizar los esfuerzos de la OPEP+ para respaldar al mercado. Los precios del crudo tocaron esta semana un máximo de 11 meses por encima de 57 dólares el barril, por el menor suministro y un recorte voluntario de Arabia Saudita.