El petróleo caía este martes en una sesión volátil, ya que la preocupación por el aumento de casos de la variante Delta del coronavirus presionaba a los precios, aunque las expectativas de inventarios de crudo más bajos en Estados Unidos prestaban algo de apoyo.

A las 14:10 GMT, el referencial internacional Brent perdía 1.64 dólares, o 2.25%, a 71.24 dólares el barril, mientras que el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) cedía 1.88 dólares, o 2.64%, a 69.41 dólares. Ambos habían subido más de 60 centavos más temprano en el día.

El mercado petrolero sigue alternando entre las preocupaciones sobre la escasez de oferta por un lado y las inminentes interrupciones de la demanda por el otro", dijeron analistas de Commerzbank.

Pese a las recientes fluctuaciones, el Brent ha trepado más de un 40% desde el comienzo del año, ayudando a las ganancias de las petroleras. BP, ConocoPhillips, Diamondback Energy Inc y Continental Resources Inc reportaron esta semana sólidos beneficios para el segundo trimestre.

La preocupación sobre la propagación de la variante Delta en Estados Unidos y China, los principales consumidores de crudo del mundo, están presionando a los precios.

En China, la propagación de la variante desde la costa a las ciudades interiores llevó a las autoridades a imponer estrictas medidas para controlar el brote.

"Las preocupaciones relativas a la variante Delta mantendrán volátiles probablemente los mercados petroleros en las próximas semanas, pero al mismo tiempo vemos también que la actividad de vuelos en Europa y Estados Unidos sigue mejorando, lo que respalda la demanda petrolera", dijo Giovanni Staunovo, analista de UBS.

Las expectativas de un retorno del crudo iraní a los mercados también tenían un impacto negativo. El nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, dijo el martes que su gobierno dará pasos para levantar las "tiránicas" sanciones impuestas por Estados Unidos sobre sus sectores energético y bancario.