Los precios del petróleo subieron levemente el lunes recuperando parte del terreno perdido la semana pasada, con el mercado manteniendo el tono de cautela, ya que nuevos incrementos en la actividad de perforación en Estados Unidos minaban los esfuerzos liderados por la OPEP para reducir la oferta.

En la jornada hubo un menor volumen de transacciones debido a feriados públicos en China, Estados Unidos y Reino Unido, pero continuaron las preocupaciones respecto a si la extensión de los recortes de bombeo decidida por la OPEP será suficiente para disminuir el sobreabastecimiento.

Los futuros del crudo Brent cerraron con un alza de 14 centavos de dólar, o 0.2%, a 52.29 dólares por barril. El contrato perdió la semana pasada alrededor de 3 por ciento.

Los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganaron 19 centavos de dólar o 0.38%, a 49.99 billetes verdes por barril.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y algunos productores fuera del cártel prometieron la semana pasada que extenderán recortes de producción cercanos a 1.8 millones de barriles por día (bpd) hasta marzo del 2018.

Un acuerdo inicial, vigente desde enero, habría expirado en junio de este año.

Pese a los recortes de producción, los precios del petróleo no han subido mucho más allá de 50 dólares por barril. El éxito de la OPEP de reducir los inventarios podría depender de la producción en EU, que no participa de los recortes.

La producción petrolera en EU ha escalado 10% desde mediados del 2016 a más de 9.3 millones de bpd, cerca de los niveles de los grandes productores, Rusia y Arabia Saudita.

Las petroleras de Estados Unidos han sumado plataformas de perforación por 19 semanas consecutivas, a 722, el número más alto desde abril del 2015, según la firma de servicios energéticos Baker Hughes Inc.