El petróleo cayó el lunes, debido a una baja de más de 1% en Wall Street y a los temores de los inversionistas por un exceso de suministro, aunque las tensiones entre Arabia Saudita e Irán le dieron algo de apoyo al mercado.

Los futuros del crudo Brent perdieron 16 centavos, o 0.2%, a 66.05 dólares el barril. Los precios del referencial estadounidense WTI, en tanto, cayeron 28 centavos, o 0.5%, a 62.06 dólares el barril.

Las acciones en Estados Unidos bajaron, en la peor jornada para el S&P y el NASDAQ en poco más de cinco semanas, arrastradas por el desplome de Facebook y por la preocupación por mayores regulaciones para las grandes firmas tecnológicas.

Los precios del barril subieron el viernes luego de que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, dijo que el reino desarrollaría armas nucleares si su rival regional, Irán, consigue un dispositivo atómico.

“Esta semana habrá cierta presión por el riesgo geopolítico porque el príncipe heredero visitará Estados Unidos, lo que probablemente dará paso a muchas noticias sobre Irán y (...) el acuerdo”, declaró Olivier Jakob, analista de Petromatrix, en referencia al pacto nuclear de la república islámica con las potencias mundiales.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho a las potencias de Europa que deberían “resolver las terribles deficiencias” en el acuerdo o de lo contrario Washington se rehusará a extender las exenciones a las sanciones que aprobó contra Irán.

Reino Unido, Francia y Alemania han propuesto aprobar nuevas sanciones de la Unión Europea contra Irán por su programa de misiles balísticos y su rol en la guerra de Siria en un intento por salvar el acuerdo nuclear, según un reporte de Reuters.

En tanto, un incremento de las plataformas de perforación activas en Estados Unidos también pesó sobre el barril.

Los productores estadounidenses añadieron cuatro plataformas más a sus faenas en la semana al 16 de marzo, lo que llevó el número total de plantas a 800, indicó el viernes la firma de la industria Baker Hughes.

“La cantidad (de pozos) subió 30% en un año”, dijeron analistas del Commerzbank.

Ese dato presagia una producción estadounidense aún más abundante en los próximos meses. Estados Unidos es el segundo productor mundial detrás de Rusia. El precio del petróleo ha retrocedido en lo que va del año, a pesar de los esfuerzos de la OPEP. (Con información de AFP)