El tipo de cambio peso-dólar operó dentro de un ambiente de volatilidad, observándose un rango de negociación entre 20.54 y 20.38 pesos por dólar, debido a que el mercado está en espera del plan fiscal del gobierno de Donald Trump.

Hacia el cierre de operaciones, el tipo de cambio cotizó en 20.3920 pesos por dólar, que con respecto a las últimas transacciones de la jornada previa (20.4260 pesos), resultó una apreciación moderada de 0.17 por ciento.

Aunque no se han dado a conocer detalles del plan fiscal de Trump, es probable existan recortes significativos a las tasas de los impuestos, lo que puede traducirse en déficits presupuestales persistentemente altos y previsiblemente insostenibles.

La incertidumbre ha sido generada por las posibles políticas económicas de Trump, que aún no son claras en contenido ni en impacto. Trump dijo que podría presentar su plan en las próximas dos o tres semanas, esto con la finalidad de estimular el crecimiento económico de Estados Unidos.

Un plan fiscal exitoso podría dinamizar la economía de Estados Unidos, lo cual provocaría mayores presiones inflacionarias, situación que orillaría a la Reserva Federal (Fed) a acelerar su proceso de subida de tasas de interés para la reunión del 15 de marzo.

Bajo presión

El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, comentó que existen varios factores que actualmente están presionando al alza al peso mexicano.

Uno de los más importantes es la incertidumbre que existe sobre el plan fiscal de Trump.El especialista agregó que otro elemento que está generando nerviosismo entre los inversionistas es la posibilidad de que la Reserva Federal suba su tasa de interés de referencia, en la próxima reunión del 15 de marzo.

Salazar mencionó que es probable que, hacia finales de marzo o principios de abril, algunas de las agencias calificadoras se pronuncien sobre la calificación de deuda del gobierno mexicano, ya que la situación de las finanzas públicas no ha mejorado.

El subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco, destacó que el escenario del peso mexicano se comienza a complicar, sobre todo porque existe mucho nerviosismo en torno a qué tanto impactará en la economía mexicana el plan fiscal de Trump. El experto aclaró que bajó ese escenario, en los próximos días, la paridad peso-dólar se depreciará, con amplias posibilidades de observarse nuevamente cotizaciones cercanas a los 21 pesos por billete verde.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx

Peso Dólar