El peso mexicano se depreció frente al dólar estadounidense por quinta jornada consecutiva y marcó su peor registro desde finales de marzo. El tipo de cambio cerró las operaciones en 20.4590 unidades por dólar, con el dato del Banco de México (Banxico).

Contra el cierre de ayer de 20.2400 unidades por dólar, su movimiento significó una pérdida de 21.90 centavos, equivalentes a una variación de 1.08 por ciento. El cruce se movió en un rango entre un máximo de 20.6215 pesos y un mínimo de 20.3263 pesos.

 

Las señales de cambios en la postura de la Reserva Federal (Fed), tras la conferenacia que dio ayer el presidente del banco central, Jerome Powell, impulsaron al dólar como activo de refugio, lo que se reflejó en divisas de economías fuertes y emergentes.

"Los ajustes al alza en las expectativas de crecimiento económico e inflación enviaron la señal de que la Reserva Federal espera mayores presiones inflacionarias y podría adelantar una normalización de la política monetaria", explicó la firma Banco Base.

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta conformada por seis monedas fuertes de referencia, subía al cierre del Banxico 0.82% en su mayor avance intradía desde febrero hasta un nivel de 91.87 unidades.

En cinco días consecutivos con pérdidas, desde un nivel de 19.7190 unidades por dólar, la divisa mexicana ha dejado un acumulado de 74 centavos, equivalentes a 3.75 por ciento. El cierre de hoy es el peor desde sus 20.5790 unidades del 30 de marzo.

jose.rivera@eleconomista.mx