El peso mexicano se depreció levemente este lunes, en un rebote tras haber tocado por la mañana su mejor nivel desde mediados de febrero. La divisa se apreció temprano ante un debilitamiento del dólar por sólidas cifras de empleo en Estados Unidos.

El tipo de cambio terminó la jornada en 20.3520 unidades por billete verde, con datos del Banco de México (Banxico). La divisa local dejó 5.79 centavos o 0.29% comparada con el precio de referencia de Reuters del viernes de alrededor de 20.2941 pesos.

 

Tras el periodo de feriados de Semana Santa sin cierres oficiales, el peso inició en terreno positivo. El viernes se publicó en Estados Unidos un sólido reporte de nómina no agricola. Ese factor hizo retroceder al dólar a su nivel más bajo en una semana.

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una cesta conformada por seis divisas de referencia, cedía al cierre -0.46% al nivel de 92.59 puntos. Temprano cayó a 92.54 puntos, no vistos desde el jueves 25 de marzo.

La nómina no agrícola de Estados Unidos mostró que durante marzo se crearon 916,000 posiciones laborales,una cifra que superó la expectativa del mercado de 650,000 trabajos nuevos y mostró su mayor incremento mensual desde agosto de 2020.

El reporte hizo caer al dólar frente a sus principales cruces, "a pesar de que en las últimas semanas se ha especulado que la recuperación estadounidense podría generar presiones inflacionarias", dijo Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

En el aspecto técnico, el peso se mantuvo atrapado en un rango acotado, con máximo de 20.3815 unidades y un mínimo de 20.2310 unidades. Tras una falsa ruptura en la zona de soporte, cerca de 20.2700 pesos por dólar, el precio fue rechazado.

El peso concluyó prácticamente sin cambios. Un factor que contribuyó a que borrara sus avances fue un retroceso de los precios del petróleo. El WTI perdió -4.34% a 58.78 dólares, mientras que el Brent cedió -3.99% a 62.27 dólares, dijo Siller Pagaza.

jose.rivera@eleconomista.mx