Ayer la moneda mexicana tuvo una pérdida de 1.31% frente al dólar, ante inversionistas más temerosos por una posible segunda ola de contagios de Covid-19 en diferentes regiones del mundo.

El dólar cerró en 22.7320 pesos frente a su cierre previo del miércoles en 22.4370 pesos, su mayor nivel desde el 22 de mayo, de esta forma, la moneda mexicana retrocedió 29.50 centavos, de acuerdo con datos del Banco de México.

El peso casi lideró las pérdidas entre diferentes divisas respecto al billete verde, pues el rand sudafricano perdió 0.93%, el peso colombiano -0.74%, la lira turca -0.14%, el rublo ruso -0.13%, en tanto que la moneda brasileña se desplomó un 3.76 por ciento, de acuerdo con datos de Refinitiv Eikon.

Para Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base, dos factores provocaron este desempeño en la jornada a media semana: un incremento de la aversión al riesgo en los mercados financieros globales y malos pronósticos económicos para el país.

Inicialmente, la depreciación se debió a la posibilidad de que Estados Unidos imponga nuevos aranceles a 3,100 millones de dólares de importaciones europeas. La depreciación del peso se acentuó tras la publicación de las expectativas económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), en donde la contracción esperada de la economía mexicana en 2020 fue ajustada de -6.6% a -10.5 por ciento, abundó la estratega.

Por su parte, los analistas de CI Banco atribuyeron esta depreciación a los probables rebrotes de casos de Covid-19, una posible escalada en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y la UE, así como las débiles perspectivas económicas del FMI, que dominaron el sentimiento en la sesión del miércoles.

Diversos estados en Estados Unidos, principalmente en el sur y occidente, han registrado récords de casos recientemente, provocando el temor de que esté ocurriendo una segunda ola de infecciones tras la reapertura económica. No obstante, el jefe de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud de dicho país dijo que esto es parte del brote inicial.

claudia.tejeda@eleconomista.mx