En poco más de dos meses, el peso mexicano se ha depreciado 7.89%, desde los 19.9800 pesos por dólar el 22 de septiembre hasta los 21.5564 unidades en que cerró este jueves, de acuerdo con Banco de México (Banxico).

Solo en la sesión de este jueves, la moneda local perdió 0.51% o 10.92 centavos frente al dólar, con lo que acumuló una racha de seis jornadas consecutivas de depreciación ante el billete verde, un total de 4.22% o 88.76 centavos en dicho periodo.

La divisa mexicana se encuentra en su peor nivel desde el 2 de octubre, cuando cotizó en 21.6700 pesos por dólar.

James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco, explicó que son cuatro factores que han presionado al peso mexicano, entre ellos la aversión al riesgo por la expectativa de alza de tasas de interés por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y el incremento de casos de contagios de Covid-19 en Europa.

“Uno es el tema de que cada vez más, los operadores están incorporando en los reacomodos de portafolios la apuesta a que la Fed tendría que subir dos veces la tasa de interés el próximo año. Este es un elemento central que ha presionado al peso”, dijo.

Además, indicó Salazar, se añade el sentimiento de aversión al riesgo que genera la nueva ola de contagios en Europa, lo que genera dudas sobre medidas de confinamiento entre la población, lo que podría ralentizar la recuperación económica global.

Entre otros factores, “hubo un efecto contagio por la depreciación de la lira turca, por los comentarios del presidente de Turquía sobre sus decisiones de política monetaria. Además de la duda que surge con la incertidumbre del cargo de gobernador de Banxico”, precisó.

El retroceso del peso mexicano se acentuó este jueves tras la publicación de las cifras revisadas del Producto Interno Bruto del tercer trimestre, pues mostraron una contracción mayor a la publicada inicialmente, lo que eleva moderadamente la percepción de riesgo con respecto a México.

Adicionalmente, "la inflación está al doble del objetivo del banco central y el país que se encuentra rezagado en la recuperación económica exige una perspectiva más cautelosa en el corto plazo", escribió Leonardo Pellandini, estratega de equities de Julius Baer, en un reporte.

Fortaleza del dólar

Desde el 22 de septiembre a la fecha, el índice dólar, que mide la fortaleza de esa moneda contra una canasta de seis divisas de referencia, se ha incrementado 3.56% desde los 93.46 a los 96.79 puntos.

“Estos elementos hacen que los inversionistas se salgan de activos de riesgos, como las monedas emergentes, entre ellas el peso mexicano. Buscando activos de refugio, entre ellos el dólar”, afirmó James Salazar. 

Expectativas

James Salazar comentó que “el tipo de cambio podría presionarse hasta el 21.80 pesos por dólar, y luego tranquilizar sus operaciones, para estar en 21.30 unidades. Sin descartar la posibilidad de llegar a los 22 pesos por dólar”.

“Es probable que haya un incremento en las posiciones netas especulativas en contra de la moneda mexicana, la realidad es que es un fenómeno generalizado, y con el comportamiento que observamos en las últimas jornadas, se justificará que haya una mayor apuesta contra el peso”, puntualizó.

Hasta el viernes 19 de noviembre, las posiciones netas especulativas del peso en la Bolsa de Valores de Chicago se ubicaron en 47,700 contratos en contra del peso, con lo que acumula más de siete meses apostando a la depreciación de la moneda mexicana. (Con información de Agencias)

ariel.mendez@eleconomista.mx