El peso mexicano cerró las operaciones de este martes con una leve apreciación, después de publicarse en Estados Unidos un dato de inflación superior al esperado que hizo retroceder al dólar estadounidense contra su pares principales.

El tipo de cambio terminó la jornada en 20.0840 unidades por billete verde, contra el cierre de 20.1380 unidades de ayer, con datos del Banco de México (Banxico). Esto significó un avance de 5.40 centavos que equivalen a 0.27 por ciento.

El Índice Dólar (DXY), que compara a la divisa estadounidense contra seis referencias, caía al cierre -0.28% a 91.88 puntos. El peso, que comenzó la jornada en terreno negativo, alcanzó un mínimo de 20.0428 unidades publicarse el dato.

 

El índice de precios al consumidor en Estados Unidos registró en marzo su mayor avance en más de ocho años y medio (agosto de 2012), con un avance de 0.6% frente a 0.4% en febrero. A tasa anual fue de 2.6% (arriba de la expectativa).

A la espera del dato, el peso tocó un máximo de 20.2420 unidades por dólar. La información sobre la inflación en la mayor economía mundial debilitó a su divisa la par del rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años.

Analistas y participantes del mercado temen que una rápida recuperación económica global apoyada por el proceso de vacunación contra la Covid-19 y estímulos monetarios y fiscales provoque una mayor inflación en Estados Unidos.

No obstante, el Índice Dólar cayó a un mínimo de tres semanas, al tocar 91.85 unidades, por  las pocas posibilidades de que el avance de la inflación altere el compromiso de la Reserva Federal (Fed) de apoyar la recuperación del país.

jose.rivera@eleconomista.mx