Petróleos Mexicanos (Pemex) colocó este jueves un bono por 1,500 millones de dólares en el mercado bursátil y pagará un premio casi cuatro veces  mayor que el de la deuda del Gobierno Mexicano.

La empresa petrolera del estado pagará una tasa de interés del 6.875% en los bonos que ofertó al mercado a un plazo de cinco años.

El bono en dólares del gobierno mexicano, a cinco años, paga una tasa de interés del 1.8%, por lo cual Pemex estaría otorgando un premio adicional de cerca de 530 puntos base sobre la cotización de la deuda soberana mexicana.

La demanda del bono de Petróleos Mexicanos, emitido en la Bolsa de Luxemburgo, con un cupón del 6.875%, alcanzó cerca de 10,000 millones de dólares de demanda.

Luis Gonzalí, gestor de Portafolios de Deuda en Franklin Templeton Investment Services México, explicó en entrevista radiofónica, que la tasa que pagó la petrolera mexicana es la más alta en los últimos 20 años para un bono emitido a cinco años.

La empresa petrolera destacó a los inversionistas que los recursos obtenidos con la emisión del bono serán utilizados para refinanciar vencimientos de deuda próximos.

Los agentes colocadores de la emisión fueron Bank of America, Goldman Sachs, Mizuho y Sumitomo Mitsui Bank Corporation.

“Esta colocación es una operación ciento por ciento refinanciamiento, no será deuda nueva, ni incrementará el saldo de la deuda de Pemex”, explicó a Reuters una fuente de la empresa.

Otras explicaron que los garantes en la transacción son Pemex Exploración y Producción (PEP), Pemex Transformación Industrial (TRI) y Pemex Logística.

S&P Global Ratings señaló que la transacción forma parte del programa de refinanciamiento de deuda de Pemex y no generará un aumento en su deuda neta.

“Esperamos que la empresa utilice los recursos netos para propósitos corporativos generales. Las notas cuentan con la garantía que les proporciona Pemex Exploración y Producción, Pemex Transformación Industrial, y Pemex Logística, que actualmente garantizan todas las notas en circulación”, agregó la calificadora S&P que le asignó una nota “BBB” a la emisión, todavía en el escalón de grado de inversión, pero con perspectiva negativa.

Deterioro

Fitch Ratings, por su parte, le asignó a Pemex una calificación de ‘BB-’ (un nivel especulativo), sin embargo  a esta emisión de Pemex, ello ante el “continuo deterioro del Perfil Crediticio Independiente (PCI) de la compañía, la califició con ‘ccc -’ (bono basura)”.

La calificadora explicó que la petrolera está limitada para navegar en este periodo de recesión en el mercado de petróleo y gas debido a su carga fiscal, alto apalancamiento, aumento de los costos de extracción por barril y las altas necesidades de inversión para mantener la producción y reponer las reservas.

En marzo de este año, Pemex informó que para hacer frente al escenario de estrés financiero en el mundo por la reducción del precio del petróleo y las pérdidas derivadas del coronavirus cuenta con el 100% de disponibilidad de sus líneas de crédito revolvente en dólares.

El monto total de disponibilidad inmediata que tiene la empresa en dichas líneas de crédito asciende a 7,850 millones de dólares.

Asimismo, tiene disponibles otros 20,000 millones de pesos en líneas revolventes en moneda nacional.

Regalan dinero

Luis Gonzalí destacó que hubo gran apetito por la colocación de la deuda por la tasa del 7% que se pagó.

“Pemex está regalando dinero”, comentó el experto en deuda.

Destacó que sí la empresa hubiera colocado el bono antes de la pandemia ocasionada por el Covid-19, habría alcanzado una tasa de interés del 3%, lo que significaría que no tendría que pagar 60 millones de dólares más de intereses que abonará a los tenedores de los bonos cada año.

El especialista explicó que en los primeros ocho meses del año, Petróleos Mexicanos pagó 100,000 millones de pesos de intereses por su  deuda, esto es, el 23% de la deuda del sector público.

Fitch Ratings que tiene a Pemex con una calificación de BB- destacó que por el deterioro del perfil de crédito independiente de la empresa lo cataloga con “ccc-”.

Luis Gonzalí destacó: “la calificadora lo  coloca tres niveles abajo de su calificación crediticia”.

La calificadora de riesgo estadounidense consideró que el perfil de crédito de Pemex, que tiene una deuda de más de 106,000 millones de dólares continuará deteriorándose por su alta carga impositiva y su falta de flexibilidad para soportar los bajos precios del petróleo.

La deuda de Pemex se traduce en una deuda total/EBITDA de 11.7x

“La empresa tiene un elevado apalancamiento, bajo flujo de efectivo, lo que limita su capacidad para respaldar un gasto de capital sostenible”, escribió en su reporte Fitch Ratings.

La calificadora de riesgo crediticio considera que la empresa necesitará un apoyo gubernamental significativo en el corto plazo.

Luis Gonzalí destacó que Pemex tendrá el apoyo total hasta el 2024, ya que tiene el soporte de la actual administración federal, sin embargo habrá que ver cuál es la política que el siguiente presidente tiene sobre la petrolera mexicana.

Hasta el cierre del año pasado, Petróleos Mexicanos acumuló una deuda financiera de 95,609 millones de dólares y 130 emisiones pendientes en los mercados.

Pemex se convirtió entonces en la petrolera más endeudada del mundo, muy por encima de Petrobras, con una deuda de 69,805 millones de  dólares,  en 61 emisiones.

En tanto, al segundo trimestre de este año la deuda total de Pemex llegó a 2 billones 461,400 millones de pesos, informó la petrolera.

Esta cantidad es superior en 24.1% a la que reportó en diciembre de 2019, cuando fue de un billón 983,200 millones.

Lo anterior significa que en esos seis meses los pasivos aumentaron en 478,200 millones de pesos. (Con información de Reuters)

termometro.economico@eleconomista.mx