Washington- La demanda por bienes manufacturados de larga duración en Estados Unidos cayó en marzo a su nivel más bajo en tres años y una medición sobre los planes de gastos de las empresas también bajó, sugiriendo que la actividad fabril del país perdió impulso al terminar el primer trimestre.

Los pedidos de bienes duraderos se desplomaron 4.2%, el mayor declive desde enero del 2009, dijo el miércoles el Departamento de Comercio, luego de revisar a la baja la cifra de febrero para reflejar un alza en los pedidos de 1.9 por ciento.

Economistas consultados por Reuters esperaban que los pedidos de bienes duraderos, que van desde tostadoras hasta aviones, cayeran 1.7% tras un dato preliminar de un alza de 2.4% en febrero.

Las órdenes generales fueron golpeadas por una caída de 12.5% en los pedidos de equipos para el transporte, que fue la mayor desde noviembre del 2010.

Excluyendo el rubro del transporte, las órdenes de bienes cayeron 1.1% tras un aumento de 1.9% en febrero. Los economistas esperaban un alza de 0.5% para esta categoría.

El informe se suma a las señales que indican que los manufactureros terminaron el primer trimestre con menos impulso. Las cifras de la semana pasada mostraron que la producción industrial permaneció estable en marzo por segundo mes seguido, al tiempo que algunos índices regionales sobre la actividad fabril se debilitaron a inicios del segundo trimestre.

La manufactura ha sido una de las principales fuentes de crecimiento económico en Estados Unidos, pero se está desacelerando a medida que las economías de la zona euro caen en recesión y China se enfría.

El desplome en las órdenes del transporte reflejó un derrumbe de 47.6% en los pedidos de aviones civiles. Boeing recibió solamente 53 encargos de aeronaves en marzo, por debajo de los 237 recibidos en febrero, según información de la propia compañía.

"Si uno mira los datos desde el punto de vista del impulso económico, esto se suma a los indicios de que la economía perdió velocidad o estuvo plana en marzo", dijo Ellen Zentner, economista de Nomura Securities en Nueva York.

Los pedidos de automotores apenas subieron el mes pasado. Además, sumándose al tono negativo del informe, las órdenes de bienes de capital para uso civil, sin contar aviones, cayeron 0.8% tras haber subido 2.8% en febrero. Esta categoría es considerada un buen termómetro de la inversión empresarial.

Los economistas esperaban un alza de 0.9% en esta categoría, desde un incremento de 1.7% reportada inicialmente para febrero.

En contrapartida, los envíos de bienes de capital civil excluyendo aviones, que son incluidos en el cálculo del Producto Interno Bruto, subieron 2.6% luego de haber aumentado 1.4% en febrero.

Esto último sugiere que el crecimiento de la inversión empresarial en bienes de capital aumentó en el primer trimestre, aunque no tanto como en los trimestres anteriores.

ros