Francisco Rodríguez, economista jefe de la firma Torino Capital, señaló que la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) comenzó a pagar sus compromisos de deuda con los tenedores.

La fecha límite para realizar las transacciones es el 12 de abril, por lo que la estatal debe realizar pagos por 2,060 millones de dólares por los intereses y amortizaciones del bono 2017, cupón 5.25 por ciento.

Este prospecto fue objeto del canje voluntario que realizó la compañía petrolera el año pasado, por un bono nuevo cuyo vencimiento está estipulado para el 2020.

Desde nuestra firma pensamos que PDVSA tiene una fuerte voluntad para honrar los compromisos con los tenedores , afirmó Rodríguez.

También acotó que tanto el gobierno de Venezuela como la estatal tienen el respaldo financiero suficiente para pagar los compromisos entre el 12 de octubre y el 17 de noviembre de este año, por un monto de 3,500 millones de dólares.

El economista venezolano explicó que, a pesar de la puntualidad con los pagos de deuda, el país tiene problemas para acceder a los mercados internacionales.

Si el Ejecutivo no desea que sus importaciones se reduzcan, como ha venido sucediendo, entonces debe hacer reformas en la política cambiaria, equilibrar cuentas fiscales como el gasto público y sincerar la política de subsidios, específicamente la gasolina.

Tiene con qué

A juicio de Rodríguez, las finanzas de Venezuela y PDVSA poseen oxígeno por el resto del año y quizás por un tiempo más, pero esto no garantiza que en el futuro haya una situación difícil en torno al pago de deuda.

En cuanto a la existencia de un cerco financiero, argumentó que observa dificultades en el acceso al financiamiento, influenciados por restricciones de algunos gobiernos para que el país realice algunas transacciones.

Dijo que no es favorable que la Asamblea Nacional de Venezuela desconozca la deuda externa y sus pagos, debido a que esto trae una reacción de intranquilidad para los inversionistas internacionales.

Sobre los arbitrajes

Rodríguez explicó que los arbitrajes internacionales de ExxonMobil y ConocoPhillips contra PDVSA se han desarrollado desde una óptica favorable para la estatal venezolana. Al respecto, subrayó que los litigios no han despertado ninguna inseguridad en los inversionistas. El total del pasivo es 13,000 millones de dólares, y la deuda es 140,000 millones de dólares , explicó el jefe de Torino Capital.