Orión, un fideicomiso de inversión en energía e infraestructura (Fibra E), estaría a un mes de acabar con la sequía de colocaciones que ronda en este mercado desde hace poco más de un año.

Según lo comunicado a las autoridades regulatorias del país, la firma pretende listarse como un Fibra E enfocado en proyectos tanto del sector energía como infraestructura el próximo 19 de noviembre, luego de su intento fallido por salir en septiembre.

Aunque el objetivo de recaudación aún no ha sido revelado por el emisor, su listado será en la Bolsa Institucional de Valores, con lo que Fibra E Orión será el pionero en colocar este tipo de activo en la nueva plaza bursátil.

En la mira del naciente Fibra E está comprar los activos o proyectos maduros del sector de infraestructura y energía que ostentan los portafolios de inversión de los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs), los cuales están a punto de ser desinvertidos.

También buscará tomar las oportunidades de los proyectos de inversión privada vinculada con el gobierno federal, tal como concesiones o esquemas de prestación de servicios.

Los proyectos que buscará son carreteros, hidráulicos, centros penitenciarios y readaptación social, así como energía limpia, puertos, telecomunicaciones, además en almacenamiento y transporte de petrolíferos y gas.

Oportunidades

De acuerdo con el prospecto de colocación, el mercado potencial de proyectos bajo esquemas de Asociación Público Privada es de al menos 58 proyectos federales, 24 estatales y un potencial de 20 nuevos proyectos por año en desarrollo.

Por el lado de los CKD, que financian a largo plazo proyectos en desarrollo en sectores como energía, infraestructura, bienes raíces y capital privado, tiene identificados cuatro que están en etapa de desinversión que representan 20,000 millones de pesos de inversión y son candidatos para ser monetizados en los próximos meses mediante un Fibra E.

Además, hay alrededor de 40,000 millones de pesos invertidos en proyectos dentro de 13 CKDs, que podrían representar una oportunidad de inversión para los fibras E en etapa de maduración.

“Por su etapa de madurez, estos activos podrán ser monetizados total o parcialmente en tres a cinco años vía un Fibra E”, agrega el emisor.

En el documento presentado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, se explica que el sector privado destina cerca de 37% del total de inversión anual en infraestructura, sólo en los sectores de energía e hídrico, la inversión privada alcanza una participación de apenas 27 y 11%, respectivamente.

Por ello, “México enfrenta la necesidad de incrementar su inversión en infraestructura, esto en un contexto de restricción presupuestaria que hace indispensable el total involucramiento del sector privado”, indica el prospecto de colocación.

Otros emisores

Desde hace 16 meses no se registra colocación alguna de un Fibra E.

La constructora y concesionaria de infraestructura Prodemex hizo su listado en la Bolsa Mexicana de Valores en junio del año pasado, con lo que recibió de los inversionistas 6,136 millones de pesos.

Antes ya lo había hecho el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), con una oferta por 30,000 millones de pesos, pero la obra fue cancelada y el vehículo liquidado.

Hasta ahora, sin considerar el del NAIM, la emisión más grande ha sido la de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con una recaudación de 16,388 millones de pesos en marzo del 2018 que obtuvo por haber monetizado un porcentaje de la red de transmisión de energía eléctrica del país. Mientras que la pionera fue Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra), que captó 11,835 millones de pesos, a cambio de la carretera México-Toluca.

Un Fibra E es un instrumento que surgió para atraer inversión a los sectores de infraestructura y energía en México. Aunque inicialmente la apuesta era impulsar proyectos del sector de energía, la CFE es el único emisor en este ramo, mientras que Pinfra y Prodemex lo son en infraestructura.

[email protected]